Mariano Rajoy acudió a la gala de los Premios Anuales del Deporte 2018 concedidos por la Asociación de la Prensa Deportiva de Madrid. Aprovechando la situación, el expresidente del Gobierno hizo una ronda por los principales espacios deportivos de la radio nocturna. De El Partidazo de COPE, a Radio MARCA y finalizando en El Transistor de Onda Cero.

El expresidente del Ejecutivo ha vuelto a confesar que sigue desayunando con el MARCA aunque “hay gente a la que no le gusta pero qué le voy a hacer, y a pesar de que estamos en una etapa complicada para los que estamos acostumbrados es muy grato tocarlo”.

La vida sin el escaño

Pero Rajoy también ha reconocido que se encuentra “muy bien” porque está en su trabajo y “voy todos los días a trabajar y yo creo que después de dejar la Presidencia del Gobierno tampoco es lo más razonable que yo me dedique a andar opinando o dando instrucciones de lo que tienen que hacer unos u otros”.

Tras abandonar La Moncloa, Rajoy ha asegurado que “a veces cuando eres presidente del Gobierno y tienes que tomar alguna decisión difícil, también estás sólo”. Sostiene que no le ha costado acostumbrarse. Además, “acompaño a mi mujer al supermercado, sobre todo en Galicia”.

Relacionado El PSOE suprime los "extras de vino y whisky" con los que viajaba Rajoy

La crisis y el fútbol

Ahora se dedica al registro de la propiedad y lo hace en la capital de España, pero le da tiempo para seguir el deporte con asiduidad. “Es mucho más cómodo asistir a una gala del deporte” que practicarlo, bromeaba el ex presidente antes de lamentar que no ha podido volver al Bernabéu.

En El Partidazo de COPE, Mariano Rajoy aseguraba que es “abonado del Real Madrid” y no le gusta que suban tanto los precios de los abonos. No obstante, también ha reconocido que es socio del Pontevedra, “aunque estos no lo suben tanto”.

Por su parte, en El Transistor, sentenció que el VAR es “positivo” pero no sólo para el deporte, sino para todas las facetas de la vida. Por último, Mariano Rajoy valoró el “brutal periodo de crisis económica” y considera que “el fútbol ayudó a que la gente estuviera mejor esos años”.