Muy a su pesar y en volandas Mariano Rajoy es obligado por la mayoría parlamentaria para que por segunda vez se suba a la tribuna del Congreso de los Diputados y en Pleno extraordinario diga por vez primera la verdad sobre sus vinculaciones con el Caso Gürtel, en particular sobre los espacios muertos, ambigüedades y silencios que dejó abiertos en su comparecencia como testigo en el juicio que se está celebrando en la Sección 2º de la Audiencia Nacional en su sede de San Fernando en Madrid.

Para los más despistados Rajoy, al menos en tres ocasiones, con el visto bueno de un entregado Presidente del Tribunal, faltó deliberadamente a la verdad en la citada declaración judicial. Este hecho de faltar a la verdad no es la primera vez que sucede y estamos convencidos que tampoco será el último. Ya lo hizo en el primer debate parlamentario que sobre este mismo caso se celebró en el Congreso el 1 de agosto del 2013 y estamos seguros que lo volverá hacer a lo largo del debate que hoy comienza a las 9h.

Negar las evidencias más evidentes

Y es que Rajoy, como ha quedado claro desde su primera intervención para explicar los primeros detenidos de su Partido llevados a cabo por orden del juez Garzón el 12 de febrero del 2009, es prisionero de su propia estrategia que no es otra que negar cualquier relación, ya sea del PP o la suya directamente, con los hechos que se están juzgando o que se encuentran pendientes de fijar una fecha para su celebración. Estrategia a la que se ha unido el otro argumento más utilizado por los genoveses originales y genuinos que junto a la negación de responsabilidades,  intentan trasladar la idea a los ciudadanos: los casos de corrupción son cosa del pasado y se remontan a más de 20 años. Como es natural también aquí faltan a la verdad olvidando decir que desde la instrucción inicial se han ido incorporando nuevos hechos delictivos que no se conocían en el 2009 y que afectan directamente a la Caja B del PP y al uso que se le ha dado a ese dinero negro. En estos momentos valga como ejemplo que 2 jueces de instrucción de la Audiencia Nacional, 1 juez de Baleares y otro de la Comunidad Valenciana están investigando la financiación irregular del PP. Buena parte de estos hechos se cometieron hace apenas 7 años.

Rajoy testigo
Dicho esto volvamos a la declaración como testigo de Rajoy en el juicio que sobre la PS 1999-2005 se celebró el pasado 26 de julio. Si entrar en el trato claramente de favor que al testigo le concedió el Presidente de la Audiencia Nacional recibiéndole a pie de su coche oficial; la de su privilegiada, escogida y selecta ubicación en la Sala, distinta a la dispensada a las decenas de testigos que le precedieron, o la actitud del Presidente del Tribunal que no dudó en declarar impertinentes cualquier pregunta de las acusaciones que pudieran incomodar al testigo Rajoy, el hecho cierto es que como decimos, al menos en 3 ocasiones faltó a la verdad por lo que hoy deberá dar explicaciones.

1. Viaje familiar de vacaciones a Canarias

Tal como consta en el sumario, a través de la agencia de viajes Pasadena, cuyo propietario era Francisco Correa, Rajoy, su mujer y su hijo acompañados de una niñera y de sus escoltas habituales viajaron a la Isla de Gran Canaria donde estuvieron alojados entre el 18 y el 22 de marzo del año 2004. Es decir, unos días después de la elecciones generales del 14 M del 2004. Está acreditado que el transporte aéreo de Rajoy lo pagó el Congreso de los Diputados a pesar de que era un viaje estrictamente privado mientras que el de su escolta lo abonó en metálico el Ministerio de la Presidencia. En lo que respecta a su familia hay constancia que lo gestionó la agencia de Correa. Con estos datos que figuran en el sumario Rajoy el pasado 26 de julio sin aportar más pruebas que su propia y devaluada palabra afirmó que lo había pagado su Partido. Esta fueron las preguntas de las acusaciones populares  y las respuestas del Presidente del PP:

“BENITEZ DE LUGO. En marzo de 2004, tras la derrota electoral de usted y de su partido hizo usted un viaje a Canarias. ¿Lo recuerda?

RAJOY. Sí, perfectamente.

BENITEZ DE LUGO.. ¿Con su familia?

RAJOY. Sí

BENITEZ DE LUGO. ¿Ese viaje lo pagó su partido, lo pagó usted? ¿Quién lo pagó?

RAJOY. Mi partido, hasta donde yo sepa

BENITEZ DE LUGO. ¿Hasta cuándo sabe usted?

RAJOY. Hasta el final

WILFREDO JURADO. A preguntas a mi compañero, ha dicho que en relación al viaje a Canarias después de las elecciones de 2004 ha dicho usted que ese viaje lo pagó el partido hasta donde usted sabe. Recuerda usted la respuesta gallega, por decirlo de alguna forma. ¿Cómo lo sabe? ¿Ha visto usted las facturas, se ha interesado por ellas o ha comprobado si efectivamente el PP las había pagado de verdad?

RAJOY. Pues mire, no, porque no compruebo ninguna de las facturas de mis billetes de avión. Si tengo que comprobar todas las facturas de todo lo que hago acabaría teniendo un problema. Teniendo en cuenta que hago más de cien viajes en el semestre, entenderá que no es algo ciertamente fácil.

WILFREDO JURADO. Pero mire, señor Rajoy, ese viaje no era un viaje cualquiera. Era un viaje con su familia para descansar a Canarias. Era un viaje particular y no era ni de partido ni de ningún acto. Era un viaje especial. Yo lo único que le pregunto, teniendo en cuenta que ha dicho a la sala que lo pagó el PP “hasta donde usted sabe”, es si usted lo ha comprobado efectivamente porque “hasta donde usted sabe” es que usted sabe algo. ¿Cómo ha obtenido ese conocimiento?

PRESIDENTE. Señor letrado, esos matices, si ya están respondidos hasta donde ha llegado el testigo. Así que vamos a otra pregunta”.

Como es natural a lo largo de estos años nunca el PP ni Rajoy, al igual que ha sucedido con Ana Mato, acusada por haberse lucrado de la trama con viajes y regalos, o otros dirigentes del PP estrechos colaboradores de Rajoy como Juan Carlos Vera o Juan José Matarí, han presentado factura alguna que acredite que han pagado de su bolsillo estos viajes familiares.

2. Ruptura a tiempo parcial con Correa

Una segunda cuestión sobre la que Rajoy tendrá que aclarar en su comparecencia parlamentaria es el supuesto proceso de ruptura del PP con Correa que al igual que con su viaje a Canarias solo ha aportado hasta el momento para acreditarlo su propia palabra. Según su declaración a preguntas de una de las tres acusaciones populares esta fue su respuesta:

 “VIRGILIO LATORRE. Ha dicho usted que en 2004, mediados hacia finales, se decidió cortar las relaciones con el grupo Correa. Sin embargo, el señor Correa siguió trabajando para el PP. ¿Puede usted explicarnos esto?

RAJOY. Pues lo desconozco absolutamente porque, lógicamente, cuando yo doy esa instrucción son los servicios económicos, que creo que remitieron a todas las organizaciones regionales un documento diciendo que no se contratara con este grupo, pero tampoco se lo puedo asegurar. Claro, tampoco puedo hacer el seguimiento... Tiene usted que entender que es muy difícil, hay más de 8.000 municipios en España.

PRESIDENTE. No hace falta que se extienda en más explicaciones.

VIRGILIO LATORRE. Sobre esta cuestión, ¿cómo comunicaron a todos las delegaciones o ayuntamientos que dejaran de contratar con el señor Correa?

RAJOY. Quien lo comunica no es el presidente del PP sino que serán los correspondientes servicios económicos, como es perfectamente entendible”.

Como se puede imaginar el lector desde que Rajoy dice que dijo que se rompiera con Correa y para ello se distribuyó a todas las organizaciones territoriales un supuesto documento dando instrucciones para ello hace ahora 13 años, nunca el PP lo ha mostrado públicamente ni mucho menos lo ha remitido a la Audiencia Nacional. Es su palabra contra hechos ciertos que por el contrario sí demuestran que las empresas de Correa siguieron trabajando para el PP hasta el punto de ser parte de los organizadores del XVI Congreso Nacional celebrado en Valencia en el 2008 donde Rajoy volvió a ser reelegido como Presidente Nacional.

3. No sabe nada de nada sobre costes económicos campañas electorales

La tercera cuestión planteada a preguntas de las acusaciones populares tenía que ver sobre si se considera un experto en campañas electorales. No tuvo más remedio que admitir que desde 1990 que sustituyó a Arturo Moreno, dimitido por el Caso Naseiro, ha dirigido varias campañas electorales y en consecuencia si puede ser considerado como un cualificado especialista electoral.

Estas fueron sus palabras a preguntas del abogado de ADADE:

“BENITEZ DE LUGO. ¿Usted no sustituyó a don Arturo Moreno en la responsabilidad de acción electoral y formación?

RAJOY. Lo recuerdo perfectamente. Fue en 1990, hace 27 años.

BENITEZ DE LUGO. Ya, lo recuerda, pero ¿fue o no fue?

RAJOY. Le he dicho que sí.

BENITEZ DE LUGO. Usted diga sí.

RAJOY. Si lo recuerdo perfectamente, es que sucedió así.

BENITEZ DE LUGO. En aquel momento, ¿era responsable de acción electoral del PP?

RAJOY. Era responsable de acción electoral, como le acabo de decir, en dos ocasiones consecutivas, sí. En 1990 sustituyendo a don Arturo Moreno.

BENITEZ DE LUGO. Dirigió o no dirigió alguna campaña electoral aparte de la que nos ha comentado del señor Aznar?

RAJOY. Dirigí la campaña electoral de 1994, elecciones europeas; la de 1995, elecciones municipales y autonómicas; 1996, elecciones generales, y la del año 2000, elecciones generales. En los tres primeros casos estaba trabajando en Génova como vicesecretario y en la última estaba en el Gobierno, pero durante un mes y medio compaginé la labor en el Gobierno con la dirección de la campaña del año 2000. Por tanto, la última vez que dirigí una campaña fue hace 17 años largos, 1990” [quiso decir 2000].

Es decir, que durante años ha dirigido todo tipo campañas electorales para su Partido que tal como ha quedado reflejado en el sumario sobre algunas de ellas hay serias dudas si no fueron financiadas irregularmente a través de la Caja B que ha operado en Génova durante, al menos, 20 años. Y es por ello que para evitar precisamente que se le vinculara con la financiación de esas campañas no dudó en negar en reiteradas ocasiones que como Director de Campaña el solo se dedicaba a la parte “política” y que desconocía todo lo relacionado con la elaboración de los “presupuestos” para esas campañas electorales.

Y sin embargo, a sabiendas o no, Rajoy ocultó en su testimonio, alegando que no lo recordaba, que en una rueda de prensa celebrada el 22 de febrero del 2000 en su condición de Director de Campaña de las Generales convocadas para un mes después, explicó  con todo lujo de detalles el presupuesto de gasto de esa campaña que ascendió según sus propias palabras a 2.800 millones de pesetas: 1.900 millones en publicidad y organización de actos (el límite legal estaba en 1.950) y otros 900 millones en concepto de mailing (envío por correo de papeletas y publicidad.

Con posterioridad a su declaración en la Audiencia Nacional se han conocido varios documentos internos del PP publicados por varios medios de comunicación que indicarían que esa misma campaña electoral que dirigió Rajoy se financió irregularmente.

Vamos acabando reiterando lo que hemos avanzado al comienzo de este articulo: las probabilidades de que Rajoy aproveche este Pleno extraordinario para decir la verdad sobre sus vinculaciones con el Caso Gürtel y con la Caja B de su Partido son nulas. Sabe bien que si lo hiciera tendría que dimitir y a continuación asumir no solo sus responsabilidades política sino también las penales. Seguiremos informando.