El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado este sábado que finalmente los británicos serán quienes decidan su futuro en la Unión Europea. En concreto, ha afirmado que el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido se celebrará el próximo 23 de junio.

Tras presentar ante su Gabinete el acuerdo con los socios comunitarios alcanzado anoche en Bruselas, Cameron confirmó que la postura oficial del Gobierno británico será la de defender la continuidad en "una europa reformada".

También apuesta por la permanencia Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista británico. Lo ha asegurado este mismo sábado aunque ha calificado de "irrelevante" el acuerdo logrado con Bruselas.

A su juicio, las "prioridades" del primer ministro han sido "apaciguar a sus oponentes en el Partido Conservador", pero "no ha hecho nada por promover un empleo más seguro, defender la industria del acero o detener la expansión de los bajos salarios".

En un comunicado hecho público por su partido, ha confirmado que los laboristas "harán campaña en el próximo referéndum para que el Reino Unido siga en Europa, más allá de los remiendos de Cameron". Para Corbyn, la permanencia en la UE asegura "inversiones, empleos y protección para los trabajadores y los consumidores británicos".

Sobre este particular también se ha pronunciado Alex Salmond, portavoz de Exteriores en el Parlamento británico del Partido Nacionalista Escocés (SNP). Tal y como ha asegurado, Edimburgo presionará para celebrar un nuevo referéndum sobre la independencia si el Reino Unido decide salir de la Unión Europea.