La primera vez que se señaló esta proporción de sospechosos fue precisamente en Les Corts, cuando Ignacio Blanco, diputado de EU, señaló que el 20% de los diputados del PP estaban imputados o denunciados por corrupción.

La diputada de la valeriana
En aquella sesión, Blanco señaló concretamente a una de ellas, Maite Parra, alcaldesa de Ibi a la que se le ha denunciado por presuntamente tener cuentas en Suiza con dinero conseguido de las comisiones de una adjudicataria municipal. Parra no reaccionó muy bien a aquel recordatorio y acabó insultando a Blanco y dedicándole una peineta. Después, se abalanzó un par de veces sobre el diputado de EU y tuvo que ser calmada "con una valeriana" por sus compañeros de partido. Lo cierto es que el caso de las cuentas suizas no pinta bien y el concejal de Hacienda de Parra estuvo detenido 12 horas a finales de mayo por este mismo asunto. Finalmente, se le forzó a dimitir.



El portavoz a medias
Siguiendo en el campo de los sospechosos encontramos a Rafael Blasco, portavoz del PP en Les Corts aunque hoy haya dejado de lado sus responsabilidades, eso sí, sin dejar de cobrar el complemento de 2.000 euros. Blasco está a solo un paso de ser imputado por el caso de las ONG, dado que él era el consejero de Solidaridad y Ciudadanía cuando este departamento repartía presuntas subvenciones irregulares a los miembros de una trama organizada.

Los implicados en el caso Brugal
También cerca de la imputación se encuentra la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, y su antecesor en el cargo, Luis Díaz Alperi, por sus implicaciones en la elaboración del PGOU de la ciudad, supuestamente al dictado del empresario Enrique Ortiz, principal imputado en el caso Brugal. Según la Policía, Castedo hablaba casi a diario con Ortiz mientras se redactaba el plan de urbanismo de Alicante. Además, la alcaldesa reconoció que el empresario le había regalado un viaje en yate por las Islas Baleares. Alperi, por cierto, también se vio salpicado por un regalo, aunque fue él quien lo hizo: un reloj de 24.000 euros a Ricardo Costa, entonces secretario general del PP valenciano.



Categoría de imputados
Y con Costa entramos de lleno en la categoría dorada: la de los imputados. 'Ric' ostenta esta condición en la causa de la presunta financiación ilegal del PP valenciano, que se destapó a través del Caso Gürtel. Junto a él comparten ese honor Vicente Rambla, Angélica Such, David Serra (el que defendió la iniciativa contra las pitadas al himno) y Milagrosa Martínez.

Las basuras de Torrevieja
También en este grupo entra Pedro Ángel Hernández Mateo, alcalde de Torrevieja hasta 2011 y desde que una moción de censura con tránsfuga incluido le colocase en el cargo en 1988. Hernández Mateo está imputado por prevaricación y falsedad documental por la adjudicación de la recogida de basuras de 2004 en su ciudad. Los Verdes, impulsores de la denuncia, piden para él catorce años de inhabilitación especial y cinco años de cárcel.

10 de 55
En total son 10 diputados de un grupo formado por 55 parlamentarios, lo que se acerca bastante  a la proporción de "uno de cada cinco" que nombraba Sixto en el Congreso o al "20%" al que hacía referencia el diputado de EU en Les Corts y que casi le cuesta una agresión.

Menciones de honoríficas
La cifra sería redonda, eso sí, si finalmente hubiera entrado en este Hall de la Fama Francisco Camps, que estuvo imputado por cohecho en el caso de los trajes pero acabó absuelto. O Jorge Bellver, el concejal de Urbanismo de Rita Barberá y diputado, que fue también absuelto de un delito de prevaricación por construir un aparcamiento junto a un Bien de Interés Cultural sin solicitar el informe de impacto necesario. Pero a los ojos de la Justicia, ambos son totalmente inocentes.