Dice un refrán español que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición. Es lo que podría haberles pasado a David Pérez, alcalde de Alcorcón, y a su esposa, Elena Cerezo. La pareja va camino de convertirse en el matrimonio más costoso para las arcas públicas, no por sus numerosos y elevados sueldos, sino por lo que eluden pagar en impuestos… y multas.

Esta semana, ELPLURAL.COM desvelaba en exclusiva la tendencia a la morosidad de David Pérez. Mientras ha sido alcalde de Alcorcón, el regidor popular había descuidado sus obligaciones ciudadanas como vecino de Cercedilla, donde tiene su residencia, y aparecía entre quienes debían el impuesto del IBI o la tasa de basuras, alcantarillado y agua.

Algo similar sucede en el Ayuntamiento madrileño de Boadilla del Monte, donde su esposa, Elena Cerezo, apareció en la lista de ciudadanos que habían sido multados y aún no habían pagado las sanciones.

Mientras Pérez eludía los pagos de la tasa de aguas en Cercedilla, en el año 2011, su esposa evitaba pagar sus multas en Boadilla del Monte. Según aparece publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), ese año Cerezo fue multada hasta cuatro veces en el plazo de dos semanas.

En concreto, las multas están fechadas el 26, 27 y 29 de septiembre y, otra vez, el 4 de octubre.  Todas las sanciones tienen que ver con la “Ordenanza Municipal Art. 22 0 1”, que regula el sistema del ORA, la zona de aparcamiento regulado. Es decir, son multas por incumplir las normas de estacionamiento, cifradas cada una en 50 euros.

Lo más llamativo del caso es que, según se señala en el citado BOCM, el motivo de la publicación de sus multas es que “al intentar practicar las notificaciones de denuncias por infracciones de tráfico, y no siendo posible dar cumplimiento a las mismas, se practican por medio del presente edicto, haciéndoles saber que se ha formulado contra ellos la denuncia cuyos datos se detallan”.

Es decir, el Ayuntamiento no fue capaz de localizar a la jefa de Gabinete del alcalde, que era el puesto que por aquellas fechas ocupaba Elena Cerezo y a sabiendas de que el Consistorio tenía su dirección, al menos para pagarle su abultada nómina.

Cabe recordar que Cerezo, como desveló este periódico, lleva desde, al menos, 2008 colocada en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, con un pequeño paso por el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón como “consejera” a razón de 46.674,45 euros anuales. En la actualidad es coordinador técnico de Servicios Sociales y Mayores en Boadilla del Monte, con un salario de 48.000 euros pero en anteriores legislaturas era, como decimos, jefa de Gabinete del alcalde.

Y justo en 2011, año en que se le reclamó el pago de las multas, entró como consejera en Telemadrid, un curso en el que los miembros del Consejo de Administración se agenciaron 21.695 euros en concepto de dietas. Si a esto se suma que el montante de su esposo suele rondar los 100.000 euros (entre sueldo de alcalde, dietas y “colaboraciones” varias) hablamos de unos ingresos familiares que superan de largo los 150.000 euros anuales. Demasiado dinero para intentar eludir unas pocas multas o unos pocos impuestos.