Brenton Tarrant, el terrorista que ha provocado la masacre contra dos mezquitas de la localidad de Christchurch (Nueva Zelanda) y asesinando a al menos 40 personas y dejando más de 20 heridos, tenía una serie de inscripciones en el fusil de asalto que utilizó para asesinar a las víctimas.

Entre todos los escritos, se encuentra el nombre de un nazi español, Josué Estébanez, quien asesinó al antifascista Carlos Palomino en 2007 en un vagón del Metro de Madrid tras asestarle varias puñaladas. Durante aquella coyuntura se vivieron escenas bélicas en las calles de Madrid después de que grupos antisistema trataran de boicotear una manifestación del grupo ultraderechista, Democracia Nacional.

 

Dichos enfrentamientos, llevaron al terrible desenlace del joven Carlos Palomino, de 16 años, quien  fue asesinado por el neonazi de 23, Josué Estébanez en un vagón de la línea 3 de metro en la estación de Legazpi.

Estébanez es un militar el cual, en la actualidad cumple condena en la prisión de Villabona en Asturias tras ser condenado a 26 años de prisión. Su figura se ha convertido en una imagen de culto entre los círculos neonazis y por ello, el terrorista de Nueva Zelanda querido mostrar su particular homenaje al español.