La Iglesia católica hace justicia este sábado a monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado hace 35 años por un escuadrón de la muerte integrado por civiles y militares de la ultraderecha salvadoreños, que será beatificado en la plaza de el Salvador del Mundo, en la capital de ese país centroamerciano, ante más de 280.000 devotos. Una ceremonia a la que no asistirá ningún obispo español.

A pesar de la resistencia del sector más conservador
Monseñor Romero será beatificado, finalmente, gracias al empuje del Papa Francisco y a pesar de la resistencia del sector más conservador de la Iglesia, incluida la curia española. Benedicto XVI y Juan Pablo II dieron la espalda a los mártires progresistas y optaron por premiar y proteger a quienes menos lo merecían, como Jose maría Escrivá de Balaguer o el fundador de los Legionarios de Cristo Marcial Maciel, acusado de múltiples abusos sexuales por miembros de su propia congregación.

Un expediente olvidado en manos de Benedicto XVI
El proceso para la santificación de monseñor Romero se inició en 1994, pero no llegó ninguna respuesta desde el Vaticano. El expediente permaneció olvidado en la etapa de Benedicto XVI al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Otros olvidados 
El caso de este luchador por los derechos humanos, asesinado por un miembro de la Guardia Nacional pagado por los escuadrones de la muerte, no fue el único olvidado por la Santa Sede, lo fueron también el del jesuita español Ignacio Ellacuría y de los otros sacerdotes españoles asesinados por el Ejército salvadoreño, en noviembre de 1989, en el campus de la UCA.

3.000 personas acuden a una procesión anterior a la ceremonia
Unas 3.000 personas han acudido en San Salvador a la Procesión de la Luz en homenaje a monseñor Óscar Arnulfo Romero, que será beatificado este sábado.

Religiosos y mandatarios en San Salvador
El cardenal ha ofrecido en honor de Romero una homilía a la que han asistido religiosos de Perú, México, Estados Unidos, Ecuador, Chile, Malta, Argentina y Australia.

Según informó el Gobierno salvadoreño, los presidentes de Panamá, Juan Carlos Varela; Honduras, Juan Orlando Hernández, y Ecuador, Rafael Correa, visitarán los lugares más significativos en la vida de Romero, como el hospital de la Divina Providencia, donde fue asesinado, o la cripta donde descansan sus restos mortales.

Amato oficiará la homilía de beatificación
La ceremonia central de beatificación se realizará en la plaza del Salvador del Mundo y estará encabezada por el enviado especial del papa Francisco, el cardenal italiano Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien ofrecerá la homilía de beatificación.