El expresidente del Gobierno español Felipe González anunció que mantendrá su viaje a Venezuela, programado para el lunes, con el fin de asesorar a la defensa de los opositores encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma, a pesar del rechazo del Gobierno de Nicolás Maduro.

"No es bienvenido"
En una comunicación del Ministerio de Exteriores venezolano a la Embajada de España en Caracas, el Ejecutivo de Maduro dijo que "no considera bienvenido" al país a González y advirtió de que "no le prestará apoyo alguno" durante su visita.

González no se arruga
"La actitud negativa del Gobierno venezolano no va a impedir que defienda, por convicción y principios, aquello en lo que creo", destacó González, de visita en Washington para intervenir en una entrega de premios de la Fundación Nacional para la Democracia a las esposas de los opositores y la abogada opositora venezolana Tamara Sujú.

Lucha contra la dictadura
"Tengo muchos años ya, 73. La mitad de mi vida he vivido en una dictadura y la otra mitad, en una democracia. Creo que mi genética está más preparada para soportar la lucha contra una dictadura que la pérdida de una democracia que se convierta en una dictadura", agregó el líder socialista, que gobernó España entre 1982 y 1996.

Ya tiene el billete
Cuando fue preguntado por la prensa sobre si tenía comprado el billete para viajar el lunes a Caracas, González contestó que sí. A este respecto, Omar Estacio, abogado de Antonio Ledezma, dijo  que González tiene previsto llegar a Caracas el próximo lunes sobre las 08.30 horas locales (13.00 GMT).

Apoyo internacional
La iniciativa de González para defender a los opositores fue respaldada a finales de abril por 26 exmandatarios miembros del Club de Madrid, entre los que se encuentran los expresidentes de Brasil Henrique Cardoso, de Chile Ricardo Lagos y de Colombia Andrés Pastrana.