El expresidente español, Felipe González, implicado en la defensa de los líderes opositores venezolanos, ha declarado que la condena dictada en las últimas horas contra Leopoldo López, le convierte en "un preso político" del chavismo. De hecho, en un escrito que ha dado a conocer, ha advertido que "ha sido condenado por Nicolás Maduro, como todos los demás presos políticos de Venezuela".

Actos de violencia responsabilidad del Gobierno
La justicia venezolana condenó a Leopoldo López a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de cárcel, al considerarlo implicado en las protestas de febrero de 2014 en las que se produjeron 43 muertes.  López, encarcelado desde hace 18 meses, pidió a sus seguidores al conocerse su sentencia, una de las más duras entre las que se manejaban, que "mantengan la calma".



En la nota que ha hecho pública, González dice que "a Leopoldo, como los demás condenados, le atribuyen los actos de violencia y las muertes que son responsabilidad del Gobierno".

"VEnezuela, dictadura de facto"
Igualmente, dice el expresidente que "sin haber cometido ningún delito, sin ninguna prueba en su contra y sin ninguna garantía en el procedimiento seguido, el Régimen ha decidido una condena por razones políticas".

González asegura que "con esta condena se consuma el proceso de destrucción de libertades democráticas emprendido por el Régimen. Ni dentro ni fuera de Venezuela, nadie puede llamarse a engaño. Venezuela se ha convertido en una dictadura de facto. El Presidente decide por el Parlamento y por la Justicia".

Y concluye González, "López es el rehén político de la República Bolivariana y sólo unas elecciones, el 6 de diciembre, con garantías serias, pueden devolver la esperanza a los ciudadanos que viven en la escasez, la inseguridad y la violación de sus más elementales derechos".