Baltasar Garzón en el Congreso celebrado en Lima.



“La única manera de saber si de verdad el  Estado es culpable en el caso de las esterilizaciones forzadas durante el gobierno de Alberto Fujimori es acelerar la investigación. Estos casos no se han profundizado judicialmente” Así se expresaba en Lima este martes Baltasar Garzón en el IV Congreso Latinoamericano Jurídico sobre Derechos Reproductivos celebrado en Lima. Unas horas después recibió el nombramiento de miembro honorífico de la Asociación de Jueces por la Justicia y Democracia del Perú (JUSDEM) y de la Federación de Asociaciones de Jueces para la Democracia de América Latina y el Caribe. Con Garzón está cada vez más claro que nadie es profeta en su tierra.

“Es increíble que las denuncias de las esterilizaciones forzadas no hayan progresado veinte años después de que ocurrieran los hechos y que ni siquiera se haya aplicado ninguna reparación integral a las mujeres afectadas”, remachó Garzón.  El jurista urgió a resolver cuanto antes el caso de Mamérita  Mestanza, una mujer campesina que murió en abril de 1998 después de que al parecer la  forzaran a someterse a una ligadura de trompas.

272.000 esterilizaciones
Entre 1996 y 2001 se realizaron más de 272.000 operaciones de ligaduras de trompas y vasectomías según constató la Defensoría del Pueblo.  Las esterilizaciones tuvieron lugar en el transcurso de la ejecución del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar 1990-2000.No se conoce el porcentaje de estas intervenciones realizadas de forma presuntamente forzada y con coacciones.

Archivo y reapertura
La Comisión Interamericana de Derecho Humanos recomendó reabrir el caso, lo que se hizo en 2013. En enero de este año 2015 el asunto fue archivado con el argumento de que  no se habían encontrado indicios criminales en los investigados, pero el fiscal superior penal Luis Landa, revocó el archivo el pasado mes de mayo.

La hora de la justicia reproductiva
Con estos antecedentes parecía lógico el título de esta cuarta edición del Congreso que se denominaba “La Hora de la Justicia Reproductiva: Intersecciones entre la Violencia contra la Mujer y los Derechos Humanos”. Los ejes temáticos fueron el acceso a la justicia, incluyendo la justicia transnacional, en materia de derechos reproductivos; el derecho penal y los derechos reproductivos y las responsabilidades del Estado

Sensibilizar a los juristas
En su intervención, Garzón expuso que el Estado peruano  “debería desarrollar un programa de capacitación y sensibilización en derechos humanos y reproductivos a los funcionarios de los diversos escalafones para cumplir de manera efectiva con la distribución de justicia”. Su alocución tuvo lugar ante 450 profesionales entre  jueces, fiscales, abogados, sanitarios, académicos y profesionales de organizaciones de la sociedad civil.

Desconocimiento voluntario
El desconocimiento de los propios operadores jurídicos suele ser uno de los mayores obstáculos en la defensa de los derechos reproductivos, dijo el juez. “Muchas veces ese  desconocimiento es voluntario”, acusó.

La discriminación contra la mujer
Abogó por no perder de vista “las miserias remanentes de la discriminación contra la mujer, de los procesos sociopolíticos y culturales que se resisten a asumir la igualdad moral, política y económica de aquella frente al hombre”.

Juez de honor en América Latina
Unas horas después y demostrando una vez más que nadie es profeta en su tierra, Garzón recibió el nombramiento de miembro honorífico de la Asociación de Jueces por la Justicia y Democracia del Perú (JUSDEM) y de la Federación de Asociaciones de Jueces para la Democracia de América Latina y el Caribe. El encuentro tuvo lugar en el propio centro de convenciones en el que se desarrollaba el Congreso.

Impecable trayectoria
En palabra de la magistrada Antonia Saquicuray, Secretaria Académica de JUSDEM, “este nombramiento es un reconocimiento a la impecable trayectoria como juez y jurista. El doctor Garzón es, y sigue siendo, ejemplo para todos los jueces y juezas latinoamericanos y del Caribe en la lucha por la defensa y vigencia de los derechos humanos y la justicia universal”.

Continuado apoyo
Añadió la jurista que se trata también “de un reconocimiento al incansable y continuado apoyo de su persona a los jueces y juezas de la región, que quedó demostrado por su disponibilidad para compartir espacios y conocimientos con los jueces y operadores de justicia de la Corte Superior de Lima”. Se refería a la visita de Baltasar Garzón a la sede del Sistema Anticorrupción de la Corte Superior de Lima, donde trató el tema de la independencia judicial y la lucha contra la corrupción.

Defensa de la judicatura
JUSDEM es una asociación formada en 1997 como reacción a la intervención política del poder judicial en el gobierno de Alberto Fujimori, siendo su objetivo principal la defensa de la institucionalidad judicial y su autonomía, la defensa de los derechos humanos y valores democráticos.

La lucha de los jueces
La Federación aglutina a diversas asociaciones de jueces y fiscales de Latinoamérica y el Caribe que tienen una lucha y una trayectoria de defensa de los valores democráticos frente a restricciones de la autonomía del poder judicial y de los derechos de los ciudadanos en general.