Muchos llevan avisando desde hace tiempo que el permitir el uso y el abuso de la exhibición de simbología nazi, fascista, franquista y demás, al final hará que alguno de sus defensores crea que todavía está en los 'tiempos dorados' del dictador y acabará por utilizar el diálogo de golpes e impunidad habituales durante los años negros del régimen de Franco

Este 20N, a pesar de que siempre existe el temor por parte de las autoridades y, sobre todo, de determinados colectivos que pueden estar en el punto de mira de los nazis, estos una vez más han mostrado con total libertad sus banderas preconstitucionales al tiempo que han coreado lemas y gritos típicos de otra época.

En Madrid, alrededor de 200 personas se han concentrado en la Plaza de Oriente para tal fin.

Con motivo de este 41º aniversario de la muerte del dictador, los participantes también han querido reivindicar los "valores" franquistas en una España de "paro y corrupción". Una vez más, las organizaciones convocantes -Fuerza Nueva, Movimiento Católico Español, Falange y Democracia Nacional- se han aprovechado de la democracia y la libertad para recordar a quienes se oposieron a la primera y cercenaron la segunda. 

En el momento en que se leían los manifiestos, el conocido activista sin techo Lagarder fue objeto de una brutal agresión, que le ha llevado al hospital, tal y como él mismo ha denunciado en las redes sociales.
Este conocido activista irrumpió en el acto de los nazis con un cartel en el que se podía leer 'Franco asesino'. La reacción de los neonazis fue la de arremeter a golpes y patadas contra este hombre. Lo curioso es que la policía intervino una vez que ya la paliza había sido considerable.