Con motivo de su victoria judicial ante Manuela Carmena, puesto que la Justicia ha anulado la comisión de investigación sobre la gestión de los exalcaldes Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella, Esperanza Aguirre ha estado en El programa de Ana Rosa este viernes. Durante su intervención ha tenido tiempo para sacar pecho por el triunfo frente a su archienemiga, ha hecho alarde de cierto victimismo ya que entiende que todos los partidos están contra el PP y, como no podía ser de otra manera, ha sacado a colación la Gran Vía y el Primark.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha asegurado que ha ganado la batalla judicial porque las comisiones de investigación “tienen que ser sobre algo concreto” y “todos los contratos del ayuntamiento, los organismos autónomos, las empresas municipales… pues eso no es concreto, es una causa general”. “Lo curioso es que la alcaldesa que es jurista porque es jueza hubiera decidido que el reglamento cuando dice concreto no tenía que ser concreto”.

En este sentido, ha señalado que lo que no es posible es que al PP “no se le considera un adversario político al que se respeta” porque el problema de fondo que es el resto de formaciones pretenden “arrinconar al PP”. Y es que, Aguirre ha indicado que “el PSOE y Ciudadanos hicieron seguidismo de esto”.

La presentadora, Ana Rosa, le ha preguntado que esta actitud se contrapone con la actual coyuntura en donde los partidos parecen acercar posiciones en el Congreso, en cuanto a temas concretos. Esperanza Aguirra ha dicho que es diferente la situación porque “esto data de finales de 2015 y el ambiente era muy distinto”. “Esta comisión la empezaron estos señores [en referencia a Carmena y su equipo] nada más llegar porque a ellos en lugar de demostrar que lo hacen mejor que el PP” están “a ver qué podemos encontrar para eliminar del mapa político al PP y a sus votantes”.

Cochofobia y Primark

Como no podía ser de otra manera, Aguirre ha mencionado la Gran Vía y su circulación, un del que ha hecho bandera, llegando incluso a acusar a Manuela Carmena de “cochófoba”.

Asimismo, tras el revuelo generado por sus polémicas declaraciones sobre el escaso sueldo de los políticos, que se ven abocados a comprar en tiendas low cost, Aguirre se ha defendido diciendo “el que quiera saber lo que yo dije que se vea el programa” y que “defendí a las tiendas low cost”. Una periodista le replicaba que los entrecomillados eran claros, pero la expresidenta se defendía como gato panza arriba: “Que se lo vea, que se vea el programa…”.