José Ignacio Wert está dando pruebas fehacientes de que ha puesto el ministerio que dirige a su pies y que actúa según le venga en ganas sin atender a los requerimientos de su cargo. El ministro hace lo mismo en Educación que en Cultura, actúa de espaldas a lo que le reclaman ambos sectores con una indiferencia apabullante. Sube tasas, quita becas o cuela más Religión en los colegios sin escuchar las críticas de los profesores y hace lo mismo en Cultura, cuando respalda una subida del IVA que hunde al sector o se salta la cita más importante del cine español. Wert fabricó un pretexto de agenda para no tener que dar la cara a los artistas, y de paso, aprovechó su escapada a Londres para disfrutar de unas mini vacaciones con su novia, la secretaria de Estado, Montserrat Gomendio.

Cerró la reunión tres meses después de saber la fecha de los Goya
El ministro cerró una reunión para el lunes después de los Goya en Londres con el ministro de Negocios, Innovación y Talento, Vince Cable, de quien depende el área de Educación Superior. Lo hizo el 29 de enero, más de tres meses después de conocerse la fecha de la gala del cine. No estaba dispuesto a volver a pasar por lo del año pasado, cuando tuvo que soportar las críticas de cineastas, actores y actrices a las políticas del Gobierno en todos los órdenes, también en la Cultura y la Educación.

Mini vacaciones en un exclusivo barrio londidense
Según adelanta La Otra Crónica de El Mundo, Wert no sólo usó Londres para escapar de los artistas, sino también para disfrutar junto a Gomendio de unos días de descanso en el exclusivo barrio de South Kesington, donde su rica novia posee una casa adosada. Fuentes cercanas a la pareja ha confirmado que éste es uno de los refugios preferidos por los novios cuando visitan Reino Unido. Con su viaje a Londres, en la tarde del domingo, el día de los Goya, el ministro mató dos pájaros de un tiro.

Visita a la universidad donde Gomendio se sacó el doctorado
Wert y Gomendio aún permanecen en Londres y el ministro se entrevistará con el rector de la Universidad de Cambridge, donde su actual novia se sacó su tesis doctoral y conoció a su exmarido, el investigador del CSIC, Eduardo Roldán, con quien mantiene una disputa judicial para repartirse los bienes, entre los que está precisamente la casa donde el ministro y su número dos están descansando estos días.

La casa de Gomendio en Londres
El inmueble cuenta con tres plantas y cuatro habitaciones, y está ubicada en una de las calles más cotizadas del rico barrio de South Kensington, situado cerca del Science Museum y el Natural History Museum, el Albert Hall y Hyde Park, y donde las casas se venden por 2 y 3 millones de euros, según el portal inmobiliario británico Zoopla, citado por La Otra Crónica.

Las fuentes citadas han confirmado que la pareja está aprovechando el viaje para vivir una grata experiencia romántica los días previos a San Valentín.