Cuando el Gobierno de Rajoy anunció su decisión de dejar fuera de la cobertura sanitaria a los inmigrantes sin papeles era fácil prever lo que vendría y que hoy es una dura realidad para miles de personas en España, entre las que se encuentra la hondureña María Concepción Amaya Guzmán, a la que el Hospital General de Valencia dio el alta sin colocarle parte del hueso del cráneo tras sufrir un accidente cerebrovascular.

Fue intervenida de manera inmediata
María Concepción fue atendida por un fuerte dolor de cabeza en el servicio de urgencias del Hospital General de Valencia, donde tuvo que ser intervenida de manera inmediata tras serle diagnosticado un accidente cerebrovascular. Se le practicó una craneotomía, es decir la extirpación de parte del hueso del cráneo para acceder al cerebro.

 

Alta forzosa
Esta ciudadana hondureña fue operada nuevamente cuatro días después. Según su denuncia, se trató de un alta forzosa, sin colocarle el hueso en el cráneo: “Cuando le dieron el alta me dijeron que la cuidara las 24 horas del día porque corría un gran peligro, que se diera un golpe donde no tiene hueso porque le causaría la muerte”, explicó la hermana de María Concepción a laSexta. No pudo tomar la medicina que le recetaron los médicos porque no tenían ni para comer. Miriam, la hermana de María Concepción se vio obligada a dejar su trabajo para cuidar de ella, como le habían recomendado los médicos.

El hospital lo niega categóricamente
Sin embargo, la versión que dan tanto la Generalitat como el propio hospital es bien diferente. Niegan que que no se le haya atendido (de hecho fue operada) y aseguran que fue tratada como cualquier otro paciente que entra con un cuadro clínico parecido. En estos casos, añaden fuentes sanitarias, se deja durante un tiempo el hueco del craneo hasta que el médico considera que se debe reimplantar el hueso y hay gente a la que no se le vuelve a injertar si hay peligro de inflamación. Añaden que tiene programada una visita para el próximo 5 de junio.