Los últimos análisis realizados a la auxiliar de enfermería Teresa Romero confirman que en sus fluidos corporales no quedan signos del virus del ébola, por lo que se ha decidido poner fin al aislamiento de la paciente y trasladarla a planta, según han informado a Efe fuentes sanitarias.

A la quinta planta
Teresa Romero ha sido trasladada a una habitación convencional de la quinta planta del hospital Carlos III de Madrid, la misma en la que permanecieron en cuarentena las 15 personas que tuvieron contacto con ella y se consideraban casos de riesgo. El personal sanitario que la atiende ya no está utilizando los trajes de protección, según han confirmado las mismas fuentes.