Su hija y la sobrina de Luis de Guindos son "magníficas profesionales", ha comenzado su argumento el ministro Miguel Arias Cañete cuando le han preguntado por los ascensos de las dos en la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC), antes de que se le escapara el resentimiento y pusiera en marcha el ventilador: "Este país es muy curioso, la gente se rasga las vestiduras porque una magnífica profesional y magnífica técnica por oposición ascienda de subdirectora a directora general de Competencia (su hija), y no dicen nada cuando las exministras se colocan una en una institución financiera, otra salta a la vicepresidencia del Consejo del Estado con carácter vitalicio, o colocan a exministras que no tienen estudios a base de donaciones millonarias".



Las carnes de Arias Cañete
Lo que alimentaba la lengua del ministro era la denuncia que se ha venido haciendo en los últimos días de la promoción de Beatriz de Guindos, sobrina de Luis de Guindos, a la dirección general de la CNMC. Un cargo al que renunció tras las críticas recibidas de posible nepotismo, y al que parecía que podría ascender en sustitución, Micaela Arias Domecq, la hija del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Un ascenso que, según ha anunciado el propio Arias Cañete, parece que no va a tener lugar: "se quedará como está y feliz -ha dicho-. Mi hija no tiene grandes ambiciones porque conoce lo dura que es la vida política, lo ha visto en las carnes de su padre". La 'dura vida' del ministro incluye participación en negocios familiares que tienen relación con asuntos de su cartera, por lo que también ha recibido críticas.

"Magníficas profesionales" frente a personas que "no tienen estudios"
Arias Cañete, que ha hecho estas declaraciones durante una entrevista en Los Desayunos de TVE, no ha tenido rubor en decir que la sobrina del ministro de Hacienda, Luis de Guindos, es "la mejor profesional, la mejor formada en competencia y se lo ha ganado toda su vida, no la han nombrado a dedo", y que su hija, "magnífica profesional", aprobó las oposiciones con el Gobierno socialista y era "subdirectora adjunta de competencia nombrada por el Gobierno anterior, nunca tuvo problema alguno para trabajar".

La defensa de su hija y la sobrina de Luis de Guindos, sin embargo, no le ha debido parecer suficiente y es cuando ha descalificado, aunque sin atreverse a citarlas, a pesar que ha presumido de "digo lo que pienso", los nombramientos en organismos internacionales de Magdalena Álvarez y, de Leire Pajín, licenciada en Sociología, y de Bibiana Aído, licenciada en Gestión y Administración de Empresas, ambas en cargos actualmente en la ONU, pero que, según él, son personas que "no tienen estudios" y deben sus cargos a "donaciones millonarias del Estado". Lo más irónico es que esta última semana quien le ha nombrado ministro a él, Mariano Rajoy, ha presumido de las donaciones españolas en programas de la OMS y de ONU Mujeres, y las ha presentado como uno de los avales para apoyar la candidatura de España a ocupar uno de los asientos no permanentes en el Consejo de Seguridad.