La tarde de este jueves la noticia, que adelantó ELPLURAL.COM, de que  Pablo Ruz sopesa imputar al PP por delito fiscal, provocó un terremoto en el escenario político.  Y es que si el magistrado al final da el paso, la situación en la que colocaría a la dirección de 'los populares' no sólo a nivel nacional, sino también en algunas autonomías, sería realmente difícil... y a poco tiempo de iniciarse la campaña electoral.

Una caja B y una caja C
Les recordamos los hechos. En los papeles de Bárcenas aparece el registro de donaciones en negro por parte de empresarios en torno a un millón de euros. Un dinero que el juez Ruz ha dejado demostrado en su sumario no sólo que se entregó, sino que se gastó.

De hecho, sólo en las obras para la reforma de la sede nacional en Génova ha quedado establecido que se usó más de un millón de euros en negro, lo que superaría esas donaciones para la caja B de los apuntes del extesorero (lo que por cierto, ha llevado a la sospecha de que existiría otra caja B en Génova además de la que se refleja en los papeles de Bárcenas).



Dinero en negro, exento de contribución.., según Hacienda
El PP, y de ahí la investigación en este sentido de Pablo Ruz, no tributó por ese dinero ingresado en negro. Hacienda ha sostenido a lo largo de la investigación que eso es correcto, que las donaciones a los partidos están exentas fiscalmente, incluso si ese dinero es en negro. Esta teoría la han mantenido los peritos de Montoro por última vez hacer apenas 15 días, cuando comparecieron ante el juez en un interrogatorio que personas presentes han calificado de muy tenso.

Ante el escrito del juez conocido en las últimas horas, se puede deducir que esa teoría no le ha convencido. Y es que, recordamos, en su providencia el magistrado exige a los órganos de control de Hacienda que en un plazo máximo de cinco días "procedan a la determinación de la tributación que eventualmente habría de corresponder al Partido Popular por el Impuesto Sobre Sociedades en el ejercicio de 2008, en relación a las aportaciones económicas que en concepto de donaciones aparecen anotadas en los registros contables opacos objeto de análisis (recogidos en los denominados "papeles de Bárcenas") para el caso de que no se consideren rentas exentas de tributación".

El acusado, el PP, el imputado, a decidir
De estas palabras, las fuentes cercanas a la investigación aseguran a ELPLURAL.COM que no se puede deducir otra cosa que Ruz va a imputar al PP cuando redacte sus conclusiones antes de dejar el juzgado. Y utilizan un precedente para considerar que esto va a ser así. Cuando el pasado mes de noviembre Ruz cerró sus conclusiones sobre la trama Gürtel en el periodo 1999-2005, consideró al PP culpable como 'beneficiario a título lucrativo'.

Es verdad, sin embargo, que por la ley vigente en 2008, el año en el que centra Ruz su investigación sobre las donaciones en negro porque fiscalmente no ha prescrito, aún los partidos políticos no podían ser imputados como tales. Tenían que serlo las personas responsables. Y aquí es donde el PP está maniobrando, y ha comenzado una campaña de declaraciones intentando centrar toda la responsabilidad en su extesorero Luis Bárcenas y levantando así un 'muro sanitario' alrededor de la dirección del partido en esos años, los secretarios generales Acebes y Cospedal, y el presidente del partido, Mariano Rajoy.



El País de los titulares cambiantes
En este juego, curiosamente, parece haber encontrado el PP un aliado que cada vez le es más habitual, el diario El País. O al menos, así podría deducirse del sorprendente cambio de titulares que en su web hizo al saltar la noticia el diario de PRISA. Comenzó así hablando de "Ruz se prepara para imputar al PP", para apenas dos horas después, quién sabe por qué, sustituirlo por este otro, "El juez Ruz imputará a Bárcenas", evidentemente mucho más conveniente para Génova.

La verdad, sin embargo, es que ni Génova ni El País pueden determinar en quien centrará las responsabilidades de ese posible delito el juez Pablo Ruz. De hecho, como hemos explicado en diferentes informaciones, el magistrado ha ido haciéndose, no sin dificultades y a veces teniendo que exigir la entrega de manera conminatoria en Génova, con los estatutos del PP para, precisamente, poder identificar quienes son los responsables administrativos últimos del partido.

Bárcenas ni siquiera era tesorero cuando se inció 2008
Y en este sentido está por ver que el tesorero, en un partido tan jerarquizado como el PP, donde todo sucede por decisión de los máximos dirigentes, lo estamos viendo estos días con la elección de los candidatos, el gasto, por ejemplo, para la sede central del partido fuera decidida en exclusiva por el tesorero. Por cierto, un tesorero, Luis Bárcenas, al que resultará difícil en cualquier caso culpar en exclusividad por lo sucedido en 2008, ya que, recordamos, su nombramiento para el cargo se produjo tras el congreso del PP de Valencia, en el mes de junio.