Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE



Alfredo Pérez Rubalcaba ha desmentido categóricamente las insinuaciones de que el Ejecutivo de Zapatero hubiera encargado a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la “amiga entrañable” del Rey, cualquier tipo de trabajo en "asuntos delicados", tal y como ella reconoció en una entrevista publicada por el diario El Mundo. “Rotundamente afirmo que el Gobierno anterior no le hizo ningún encargo a Corina”, ha dicho eta mañana en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

Soria lanza la patata caliente al PSOE
Respondía de esta manera al guante lanzado por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, quien, tras negar que la princesa  hubiera hecho gestiones para el Gobierno de Rajoy -algo también desmentido por el ministro de Exteriores, Jose Manuel García-Margallo-, instó al PSOE a explicar las fotografías en la que varios exministros socialistas aparecen retratados con la princesa alemana. En realidad, la única fotografía hecha pública de Corinna en el séquito del Rey es la de un viaje a Stuttgart en 2006 y que divulgó el diario Bild.

Corinna en Arabia Saudí
También consta la presencia de Corinna en otro viaje oficial del Jefe del Estado a Arabia Saudí. El pasado mes de abril, El Confidencial daba todo tipo de detalles del mismo. Los entonces ministros de Exteriores e Industria, Miguel Ángel Moratinos y José Montilla, como recuerda hoy El Mundo, viajaron también con el monarca como es habitual: siempre que el Jefe del Gobierno se desplaza a otro país le acompaña al menos el ministro de Exteriores.

La crisis, más importante que el futuro de la Monarquía
En cualquier caso, Rubalcaba no consideró procedente contribuir a la especulación sobre el futuro de la Monarquía porque "bastante mal lo estamos pasando" y aseguró que no cree oportuno abrir ese debate. En este sentido no desveló su conversación con el primer secretario del PSC, Pere Navarro, que había pedido públicamente la abdicación del Rey.