[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"26238","attributes":{"alt":"Luis Garicano, referente económico de Ciudadanos, y Albert Rivera, presidente de la formación / EFE","height":"320","width":"645","class":"media-image size-full wp-image-312028 media-element file-media-large"}}]] Luis Garicano, referente económico de Ciudadanos, y Albert Rivera, presidente de la formación / EFE



Albert Rivera se ha convertido en la esperanza de los 'mercados' para España y recibe el aval de diarios como el Wall Street Journal, del grupo mediático para el que trabaja el expresidente Aznar. A la vista de las propuestas de Rivera y del referente económico de su partido, Luis Garicano, no es difícil entender el porqué de estos apoyos. Ambos han presentado este martes la tercera pata del programa económico de Ciudadanos, centrado en una reforma fiscal.

Subir el IVA para la cesta de la compra básica
El documento incluye puntos que suscribirían todos los españoles, como mejorar la lucha contra el fraude fiscal, pero otros puntos son mucho más peliagudos. Rivera ya había adelantado esta mañana en una entrevista en Telecinco su propuesta económica estrella para recaudar más: dejar el IVA únicamente en dos tramos, uno general al 18% (ahora en el 21%) y otro reducido al 7% (ahora en el 10%). Pero la clave está en que suprimen el tramo super-reducido del 4% que se aplica a la cesta de la compra básica, como el pan y otros alimentos de primera necesidad. Así lo exponen en su documento: "En 2010 únicamente el 42% de nuestra cesta de consumo estaba gravada al tipo general de IVA. Esta proporción ha ido subiendo con las últimas reformas hasta 2/3 del gasto, aún menos que en otros países como Dinamarca (100%), Alemania (82%), Francia (71%) o Italia (58%)". Ciudadanos se pone como objetivo que "el 89% del gasto total" de la cesta de consumo esté gravado por el tipo general del 18%. Aunque haya productos puntuales que bajen como la gasolina o la luz, admiten que el objetivo final es una subida.

Rechazo unánime
Con su propuesta de 'subir el pan' y otros alimentos básicos como la leche Ciudadanos ha conseguido lo impensable: unir a todos los partidos en un rechazo unánime. Hasta el PP se ha desmarcado de la propuesta por boca de su portavoz parlamentario, Rafael Hernando, quien ha hablado de "terrible frivolidad" y de "irresponsabilidad" con las propuestas de Rivera bajaría "el precio de los yates" y otros productos de lujo y subiría el de los alimentos. Para el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, se trata de una propuesta "regresiva" y que "profundiza en las desigualdades". Mientras, para el portavoz del grupo de la Izquierda Plural, José Luis Centella, se trata de una medida "poco solvente" e "injusta". La líder de UPyD, Rosa Díez, ha sido la que ha ido más lejos al presentar el planteamiento de Rivera como un "atentado económico" para los ciudadanos que cada día llenan su cesta de la compra.

Propuestas en la línea de FAES
Pero otras de los puntos del último documento económico de Ciudadanos no pueden disgustar a los populares, pues están en la línea de propuestas de FAES, como la rebaja del tipo máximo del IRPF y la reducción del impuesto de sociedades o la supresión de Ayuntamientos para fusionarlos en entidades mayores (C's habla de un umbral de 5.000 habitantes y FAES lo ponía en 10.000).

Otra forma de subvencionar los 'minijobs'
Aunque C's ya había hablado de ello, en este documento económico se vuelve a incluir la propuesta de un "complemento salarial anual" para los trabajadores con "rentas más bajas", que sería una especie de "impuesto negativo" en el IRPF por el que acabarían recibiendo dinero. Ponen ejemplos como el de un soltero con ingresos de 10.000 euros quien con su propuesta pagaría IRPF por valor de 801 euros pero también "tendría derecho a 2.500 euros de Complemento Salarial Anual", con un saldo a su favor de 1.699 euros anuales.

Un complemento estatal para los sueldos bajos
El CSA (complemento salarial anual" de Ciudadanos ha sido comparado con la renta mínima que Podemos llevó en las Europeas. Pero en realidad, al ser una medida circunscrita a las rentas del trabajo más bajas, está en realidad más en la línea de los 'minijobs' de Alemania, en los que el Estado complementa el salario de los empleados más precarios y facilita así a las empresas mano de obra más barata. La medida es un incentivo claro a la precariedad al ser subvencionada indirectamente por un complemento salarial con dinero público, pero en cualquier caso hay que reconocer que hoy por hoy aumentan los mini-trabajos sin necesidad de estímulos como las que propone C'S. La formación de Rivera alega que este tipo de complementos "estimula la actividad económica y el trabajo".