El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa de la troika al finalizar la XXIII Cumbre Iberoamericana. EFE El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa de la troika al finalizar la XXIII Cumbre Iberoamericana. EFE



Mariano Rajoy repitió el aprendido discurso de la recuperación en Panamá, donde acudió a la XXIII Cumbre Iberoamericana. En la rueda de prensa de clausura, el presidente del Gobierno afirmó que España ha emprendido “un ambicioso” proceso de estabilización y reformas estructurales ante la crisis y aseguró que, aunque queda trabajo por delante, “los indicadores económicos apuntan a que la recuperación ya está ahí”.

Un crecimiento del PIB en 2014 del 0,7%
Rajoy afirmó que la situación económica española y europea ha sido uno de los temas que ha suscitado mayor interés en esta conferencia iberoamericana y subrayó que la previsión del Gobierno en cuanto a crecimiento del PIB para el año 2014 es del 0,7 por ciento, "la mayor tasa en mucho tiempo".

El presidente repitió el discurso triunfalista del Gobierno
"España está ya saliendo de la crisis y estamos estableciendo las bases para que la economía sea más competitiva, más flexible, capaz de crecer y generar empleo", añadió Rajoy, en la línea que viene manteniendo el Gobierno sobre una recuperación que siguen sin percibir ni los ciudadanos, ni organismos internacionales, como el BCE, el G-20 o el FMI.

Los progresos de la UE
En una cumbre marcada por las ausencias de varios gobernantes, Rajoy habló de "avances" en Europa, y citó los progresos en la unión económica con reformas para garantizar el mercado único, la unión bancaria y los avances que se harán en cuanto a la unión fiscal. Según señaló, Europa ha aprendido mucho de estos años de recesión y consideró que la solución a los problemas pasa por "una mayor integración económica y también por una mayor integración política".

Una cumbre llena de ausencias
Rajoy hizo estas declaraciones ante los medios en la clausura de la XXIII Cumbre Iberoamericana, en la que presentó las conclusiones de esta reunión junto al secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y al presidente panameño, Ricardo Martinelli, informa EFE.

Esta ha sido la primera de las 23 cumbres iberoamericanas a la que, debido a la operación de cadera, no ha podido asistir el Rey, que en un mensaje grabado expresó su deseo de poder estar en la edición del próximo año en México.

También por motivos de salud, la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, convaleciente de una intervención para drenar un hematoma cerebral, tampoco ha podido participar. Otros de los presidentes ausentes han sido los de Venezuela, Nicolás Maduro; Cuba, Raúl Castro, Guatemala, Otto Pérez Molina; Brasil, Dilma Rousseff; Uruguay, José Mujica; Bolivia, Evo Morales; Chile, Sebastián Piñera; Nicaragua, Daniel Ortega; Perú, Ollanta Humala, y Ecuador, Rafael Correa.