[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"24010","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-321802","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"La vicepresidenta del Gobierno, Soraya S\u00e1enz de Santamar\u00eda, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reuni\u00f3n del Consejo de Ministros. EFE"}}]] La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su habitual comparecencia de los viernes tras el Consejo de Ministros. EFE-Archivo



El Consejo de Ministros ha aprobado una rebaja de los peajes, la parte regulada de la tarifa eléctrica, que supondrá una bajada media del recibo de la luz del 2,1 %, que será del 2,2 % para los consumidores domésticos. Así lo ha anunciado en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaría, que ha justificado que ahora es posible esa medida por la reducción de determinados costes y una vez resueltos los desequilibrios que generaba el déficit tarifario. También ha subrayado que los peajes son la única parte de la factura eléctrica sobre la que puede actuar el Ejecutivo.

"Tomadura de pelo", según Facua
Facua-Consumidores en Acción ha tachado la medida de "electoralista" y de "una tomadura de pelo". En declaraciones difundidas por El Economista, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, explica que "el Gobierno ha multiplicado por dos el precio fijo de la electricidad y ahora anuncia una bajada de peajes que va a provocar una bajada absolutamente insignificante, intentando tomar el pelo al electorado al vender como medida positiva algo que no va a tener incidencia en lo que pagamos de electricidad, ya que en estos meses se está produciendo un incremento".

'Coincide' con la carrera electoral
Esta 'rebaja' del recibo de la luz en el tramo que le corresponde al Estado se suma a otro anuncio reciente hecho por el Gobierno, el de la bajada del IRPF antes de lo previsto. La casualidad de que estas medidas se acometan en pleno año electoral ha llevado a que este Gobierno, que ya se caracterizaba por su populismo de fuegos de artificio, incida en ese camino aunque esta vez con medidas que sí tendrán costes para las arcas públicas.