No fue una “indemnización en diferido" lo que Bárcenas y el PP acordaron, como afirmó María Dolores de Cospedal ante los medios de comunicación y luego rubricó ante el juez Pablo Ruz, sino un contrato en toda regla que seguía vigente a principios de 2013. Y aún más, fue precisamente ella, la secretaria general del partido quien negoció en febrero de este año, a través del abogado de la formación,  la resolución de ese contrato y su correspondiente finiquito.

Arenas también mintió
No sólo Cospedal habría mentido ante el juez, también lo habría hecho Javier Arenas, que negó que hubiese tratado con Bárcenas, en una reunión celebrada en diciembre de 2012, asuntos económicos con el extesorero. En la Audiencia Nacional, el dirigente popular aseguró que fue una reunión por motivos personales, de "amistad". El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también negó, en su caso, ante el Congreso de los Diputados, que el extesorero mantuviera alguna relación laboral con el partido en los últimos tiempos.

El interlocutor: Mauricio Casals

Las nuevas revelaciones provienen de SMS enviados desde el teléfono de Bárcenas al intermediario del PP ante el extesorero, según publica este lunes El Mundo.El hombre que eligió Génova como interlocutor fue Mauricio Casals, presidente y editor de La Razón y consejero adjunto al presidente de Atresmedia (Antena 3), quien es, además, amigo personal de Mariano Rajoy. Los contactos entre Bárcenas y Casals, en persona y por teléfono, se habrían prolongado entre marzo de 2012, después de que el extesorero fuera otra vez imputado en el caso Gürtel, y abril de 2013, según han asegurado fuentes próximas a Bárcenas.

El 13 de febrero saltó la noticia de que Bárcenas cobraba del PP
El 12 de febrero de 2012, después de que se hiciesen públicas cuentas millonarias en Suiza, Bárcenas envió un mensaje de texto a Casals desde Vancouver (Canadá), donde practicaba el esquí. El texto era el siguiente: “Mauricio, me llama mi abogado para decirme que mañana sale que sigo cobrando sueldo del partido”. Al día siguiente, El País publicó que el PP pagó a Bárcenas una cantidad fija al mes hasta diciembre de 2012, citando fuentes del partido.

La comparecencia de Cospedal, trece días después
El mismo 12 de febrero, a última hora de la tarde, el abogado del PP, Alberto Durán, negoció con el de Bárcenas la resolución de su contrato laboral. Trece días después de aquella reunión, el 25 de febrero, Cospedal compareció ante los medios para explicar que el PP había roto cualquier vínculo con su ex tesorero en abril de 2010 tras pactar el “pago en diferido de una indemnización en forma de retribución”.