Hay que reconocer a Francisco Granados su sinceridad al describir sus funciones en los últimos dos años, en los que ha sido senador y diputado en la Asamblea de Madrid. Este miércoles, en declaraciones en 13TV, se quejaba de que el PP le ha tenido “apartado, apretando un botón en el Senado” durante todo ese tiempo, y hoy, en una entrevista en la misma cadena, ha contado que su hija le ha dicho, cuando la llevaba al colegio en su coche: “Papá, ¿por qué no te vas de la política y te pones a trabajar?”.

Desvincula el dinero en Suiza de sus cargos políticos
Granados ha anunciado que deja sus escaños, en el Senado y en el Parlamento madrileño, y ha vuelto a justificar en una entrevista en el programa ‘Más claro que agua’, donde, por cierto, le han recibido con acordes de violines, que el millón y medio que llegó a tener en Suiza es ajeno a la política. “No he recalificado terrenos, no he aprobado ningún plan general urbanístico, no me he metido en temas urbanísticos, no he sido consejero de Urbanismo”, ha machacado con esa intención quien fuera alcalde del municipio madrileño de Valdemoro, primero, y hombre fuerte de Aguirre en la Comunidad de Madrid, después.

Su versión del rompimiento con Aguirre
Ha jugado al despiste y alimentado elucubraciones cuando ha dicho que se siente víctima de un “linchamiento”, y que la razón por la que Esperanza Aguirre le cesó como secretario general del PP madrileño en 2011 no fue porque había perdido “su confianza”, como entonces dijo la expresidenta, sino porque ella ya “estaba preparando su sucesión” y le veía como “un estorbo” para la candidatura de Ignacio González. ¿La razón? "Yo soy quien tiene el apoyo de la militancia”.

Apoyos de la dirección nacional y del Gobierno
El todavía senador, que ha anunciado que se marcha a la empresa privada, ha asegurado que "nadie" le ha pedido que se "vaya", y que ha recibido "apoyos" de la dirección nacional y del Gobierno, procedente de sus "amigos". "Llevo en el partido 30 años, ¡cómo no voy a tener amigos!", ha enfatizado.

Bien con todos
Granados ha señalado que es "evidente" que hay una "pelea interna en el PP de Madrid" pero, aunque no lo descarta "del todo", no cree que esta guerra esté en el origen de la información sobre su cuenta en Suiza.

Sin embargo, Granados se ha cuidado de quedar bien con todos. Ha repetido en varias ocasiones que el partido “le ha dado mucho”, que no siente que le haya “dado la espalda” e, incluso, que nunca ha tenido ningún roce con Aguirre.

"Lo importante no es dónde está el dinero"
Sobre la procedencia del dinero de Suiza, ha dicho que "lo importante no es dónde está el dinero sino de dónde proviene" y que está "absolutamente limpio". Según ha asegurado, el dinero de su cuenta procedía "de la actividad privada", que "no es delito", y ha asegurado que esos fondos estaban declarados.