El alcalde de Alcorcón, David Perez / Foto PP de Madrid El alcalde de Alcorcón, David Perez / Foto PP de Madrid



ELPLURAL.COM alertó este lunes de que los ataques contra los sindicatos se estaban volviendo contra sus promotores por la endeblez de los supuestos 'escándalos', apuntando como ejemplo a unas informaciones de La Razón del pasado lunes que suponían serios daños colaterales en el PP. Pero no se trata de informaciones alentadas por un solo medio sino por varios de los que orbitan alrededor del PP y ese mismo día también ABC iba con todo contra UGT y CCOO.

Alboroto por 340,26 euros en caramelos
Entre las informaciones del diario de Vocento aparecía la siguiente denuncia: "CCOO cargó a una subvención en Madrid 53 kilos de caramelos". Aludían así a una factura de 340,26 euros en "caramelos publicitarios" que el sindicato sufragó con las subvenciones del Ayuntamiento de Alcorcón cuando lo dirigía el socialista Enrique Cascallana -desde 2011 está al frente del mismo el popular David Pérez-.

¿Dónde está el problema exactamente?
Aunque la denuncia parecezca ridícula desde el inicio, CCOO de Madrid ha emitido este martes un comunicado que desmonta punto por punto el supuesto fraude de los caramelos y deja en evidencia al diario... y a la 'misteriosa' fuente de la información. El sindicato lamenta la "manipulación informativa que eleva a rango de noticia un gasto de 340 euros por la compra de caramelos publicitarios" y no tiene inconveniente en tirar de paciencia para explicar "la diferencia entre distintos tipos de subvención: cuándo se trata de una subvención finalista para una acción concreta o para una actividad genérica y cuándo hablamos de una subvención no finalista, aunque todas, lógicamente, se tengan que justificar".

CCOO aclara los datos...
"Estamos ante una subvención para la actividad genérica de acción sindical que tiene muchas facetas, pero todas ellas legítimas", explica el sindicato, que apunta que igual que en un momento dado han hecho caramelos publicitarios, "en otras ocasiones se compran bolígrafos o agendas de bolsillo". Explican que los gastos están amparados por el Convenio suscrito con el Ayuntamiento y que están obligados a justificarlos como de hecho hicieron, así como que además no se les han abonado las facturas a las que alude la noticia. La denuncia de ABC tenía varios aspectos y en cualquier caso se puede contrastar la noticia del diario de Vocento y la nota aclaratoria de Comisiones.

... y deja en evidencia al 'filtrador'
La nota del sindicato concluye con este mensaje: "Nos refuerza y tranquiliza, pese a la indignación que nos causa esta estrategia de mezclar, revolver, descontextualizar y retorcer la realidad, el hecho de que después de tanto buscar y rebuscar entre las facturas que esta organización ha producido y justificado, la pobre cosecha de quienes lo han intentado sea esta burda colección, con la complicidad de quienes dirigen el Ayuntamiento de Alcorcón, para intentar contribuir al desprestigio del sindicalismo".

"Bien haría el alcalde de Alcorcón en velar por la custodia de los documentos de su ayuntamiento, y trabajar por la verdadera transparencia, empezando por no ser el único grupo que se opuso a la propuesta de UPyD en el Pleno para la publicación de los gastos de los grupos políticos municipales", termina reclamando el sindicato.

David Pérez asume el papel de 'denunciador' de "abusos"
Una 'bomba informativa' que ha quedado en petardo mojado y con un alcalde puesto en evidencia. ¿Qué dirá David Pérez de todo esto? En su cuenta de Twitter no alude directamente a este caso en concreto pero ha dejado un mensaje bastante explícito en el que asume el papel de denunciador de "abusos" sindicales.


 

Tras la publicación de esta noticia ha vuelto a colgar otro tuit poniendo el foco en que una de las facturas era contra un ERE en el Ayuntamiento de Fuente el Saz, por ser otra localidad ajena a Alcorcón. Un ERE en un Ayuntamiento madrileño no parece algo ajeno a la realidad de otros municipios de la región o de vecinos que puedan verse afectados por los despidos porque trabajen allí, pero en cualquier caso, reduce así el alboroto de las facturas -que conviene recordar que el Ayuntamiento no ha abonado- a la 'friolera' de... 94,40 euros.