El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. Foto: PP



La consejera de Agricultura del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Luisa Soriano, no sabe ya qué hacer para contentar a su jefa, María Dolores Cospedal, y utiliza curiosas artimañas para lograr llenar aforos religiosos, o de otra índole, dispensando a los funcionarios un tratamiento especial si éstos acuden a su llamada de “socorro”. Si el pasado 4 de octubre concedía permisos a todos los empleados públicos que fuera a misa para honrar a San Francisco de Asís, como recogió ELPLURAL.COM, ahora obliga a determinados técnicos a asistir a la conferencia inaugural de la I Cumbre Internacional del Vino que correrá a cargo de Cospedal y de Miguel Arias Cañete, amigo íntimo de la secretaria general del PP y único ministro que la apoya en el seno del Consejo presidido por Mariano Rajoy.

¿Funcionarios de relleno?
El caso es que Soriano, a través de su director general de Agricultura y Ganadería, ha enviado emails a todos los servicios centrales y periféricos de la Consejería, en los que recoge, entre otras cuestiones, que: “Dadas las interesantes ponencias que se impartirán (Cospedal y Cañete), todos los técnicos del Servicio de Vitivinicultura, del Servicio de Agricultura y del Servicio de Ayudas y Pagos Directos, tanto de los servicios centrales como de los servicios periféricos de Toledo, deberán asistir, desde las 09.30 horas, a las sesiones de la Conferencia durante ambos días; cada Jefe de Servicio organizará lo necesario para que el servicio público esté mínimamente atendido”, recoge el mensaje. ¿A caso el Gobierno de Castilla-La Mancha teme no llenar el auditorio del Palacio de Congresos toledano, con una capacidad para mil personas? ¿Están siendo utilizados los funcionarios como relleno para tapar huecos? Son preguntas que se hacen algunos de los afectados, que en declaraciones a ELPLURAL.COM aseguran no haber vivido antes una situación así: “Llevo 15 años en la Consejería y nunca me han obligado a asistir a un acto que yo no quisiera ir”, concretan.

Una conferencia por una mañana de trabajo
Pero no solo los técnicos de viticultura están exentos (aunque obligados) de trabajar durante los dos días (24 y 25) que dura la Conferencia Internacional del Vino, también “se hará extensible la posibilidad de asistencia al resto de funcionarios de estos servicios que tengan interés, así como aquel funcionario del Servicio de Ganadería, del Servicio de Animal y del LARAGA”. Llegados a este punto sería bueno preguntar a los responsables qué tiene que ver la viticultura con los cuidados del ganado caprino, o con la enfermedad de las vacas locas. Pero si hay que rizar el rizo…para eso están los jefes de servicio, “o superiores jerárquicos, que procederán a autorizar, por el procedimiento establecido en Chronos, la ausencia del puesto de trabajo exclusivamente para la asistencia a las conferencias”, señala el mismo correo.

Dietas y desplazamientos
Pero ya puestos a justificar el absentismo laboral, la Consejería de Agricultura hace extensible la invitación a sus servicios periféricos estén donde estén radicados, en Molina de Aragón (Guadalajara), a 270 kilómetros de distancia de Toledo (2 horas con 40 minutos), o en Tragacete (Cuenca), a 244 kilómetros de la capital regional, o si se prefiere a más de dos horas y media de coche. Aún así, “los Jefes de Servicio de Agricultura y Ganadería deben también acudir, junto con los técnicos vitivinícolas que consideren oportunos”, añade el email, “igualmente, todo aquel técnico vitivinícola de las Oficinas Comarcales Agracias que desee asistir se le facilitará, a juicio del Coordinador Provincial, la oportuna autorización”. El correo habla de “restricciones presupuestarias”, pero no dice que deberá pagar kilometraje, pernoctación (a no ser que recorran 500 kilómetros al día) y otras dietas a todos los funcionarios que se desplacen desde el resto de las provincias de Castilla-La Mancha, porque la comida, pero solo la de mediodía, eso sí, la tienen garantizada, “puesto que la organización ofrecerá almuerzo en el propio Palacio de Congresos, no será preciso devengar dieta por manutención”, concluye la misiva del director general. Al final, la conferencia inaugural de Cospedal puede salir por un pico si la asistencia de empleados públicos de los servicios periféricos es masiva.