El director general del Instituto de la Juventud (Injuve), Rubén Urosa Sánchez, no cree que el empleo al que están accediendo los jóvenes en la actualidad sea precario, ni que las medidas puestas en marcha por el Gobierno con la reforma laboral esté perjudicando sus salarios.  Sus palabras han recordado aquella otras, insultantes, de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, quien usó el eufemismo  “movilidad exterior” para referirse a la emigración forzosa de jóvenes españoles por la falta de expectativas laborales.

Temporal, no precario
"No creo que el empleo al que están accediendo los jóvenes sea precario. Puede ser temporal o no, pero que un empleo sea temporal no quiere decir que sea precario", ha dicho Urosa, quien ha negado también que sea empleo precario el de los 145.000 trabajadores autónomos que han decidido emprender un negocio.

El responsable del Injuve ha admitido que la situación de desempleo en España "es preocupante", ya que la mitad de los jóvenes de entre 16 y 24 años se encuentra en esta situación, pero ha añadido que ya ha bajado cinco puntos respecto al límite más alto de desempleo. Urosa ha defendido que el empleo juvenil es "una prioridad" para el Gobierno, que ha concretado, según ha dicho, en numerosas medidas contempladas en la estrategia de emprendimiento y empleo joven, de las que se han beneficiado -ha dicho- más de 430.000 jóvenes.

Defiende las medidas del Gobierno
El director del Injuve  ha mencionado  como parte de estas medidas  la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos, 143.596 jóvenes han emprendido este camino y otros 44.698 han sido contratados de forma indefinida; además, se han realizado 148.633 contratos para la formación y el aprendizaje, se han conseguido 89.587 trabajos por cuenta ajena y hay más de 100.000 inscritos en el sistema de garantía juvenil.

Urosa Sánchez ha hecho estas consideraciones durante la presentación de la campaña para conseguir la declaración de la Década del Empleo Juvenil por parte de Naciones Unidas con el objetivo de generar un movimiento de reflexión y acción sobre la importancia de favorecer el empleo estable para los jóvenes en el mundo.

Los contratos de formación, una oportunidad
Al ser preguntado sobre las denuncias de jóvenes españoles de que se les está infravalorando con salarios más bajos, el director del Injuve ha hecho hincapié en que la regulación laboral es igual para todos, "jóvenes y no jóvenes", y que con el contrato de formación de aprendizaje se les "está dando una oportunidad". También ha reaccionado ante las críticas de que los jóvenes están mal pagados y que en algunos casos se les está obligando a hacerse autónomos: "No creo que a nadie se le obligue a hacerse autónomo. Considero que el señor que se dé de alta es porque quiere o tiene interés en facturar como autónomo o porque varias empresas le plantean facturar así", ha sostenido.