A la hora del cierre de los colegios electorales tanto en la sede nacional del PP  como en la del PSOE había más nervios de los que se reconocían a los periodistas. Sucesivas encuestas han vaticinado que los dos grandes partidos sufren un mordisco importante en sus caladeros de votos por parte de Podemos y de Ciudadanos. La otra cara de la moneda son precisamente los puntos de reunión elegidos por estos dos nuevos partidos que por primera vez se presentan a nivel nacional y que, por tanto, no tienen nada que perder pero debido a las elevadas expectativas que hay sobre ellos un éxito puede ser leído como fracaso, tal y como ya le ha pasado a Podemos en las elecciones Autonómicas andaluzas.

Génova 13
El Partido Popular ya ha distribuido argumentario, cuyo titular es "el PP gana las elecciones y sigue siendo el partido más votado", por tanto su mensaje es que el PP sigue de primera fuerza política. Sin embargo hay nervios, y los hay porque para el Partido Popular bajar del 30% de los votos es un descalabro se mire por donde se mire. Se da por seguro que perderán muchas alcaldías, pero también es verdad que el PP obtuvo un poder en las municipales y autonómicas de 2011 como nunca en la historia. Sólo le queda bajar, pero la altura de la caída es muy importante. No será lo mismo para el PP gobernar o no en Madrid o en Castilla-La Mancha. Y en algunos municipios y Comunidades importantes el recuento será de infarto.

Ferraz
En la sede federal del PSOE hay muchos nervios. Con poco tiene mucho que ganar, como recuperar Extremadura y Castilla-La Mancha además de mantener Asturias, pero es en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid donde Pedro Sánchez se la juega. Si Carmona queda tercero a Pedro Sánchez le dará igual porque no era su candidato, pero si Gabilondo no retiene el segundo puesto para el PSOE a nivel autonómico, tendrá un problema grave, porque Pedro Sánchez es el primer secretario general de la historia del PSOE que ha disuelto una Federación regional entera para quitar a Tomás Gómez de candidato y, de paso, intentar controlar la federación madrileña para las primarias de julio.

Podemos
Podemos acaricia el cielo con los dedos porque las encuestas hablan de empate técnico entre Esperanza Aguirre y Manuela carmena, pero precisamente esas expectativas tan altas pueden ser un sonoro descalabro si, aún consiguiendo un buen resultado, se quedan por debajo de lo previsto. Muy pendientes estarán también los de Pablo Iglesias del resultado de Echenique en Aragón.

Ciudadanos
El partido de Albert Ribera no tiene unas expectativas tan elevadas y eso le ayudará, porque sea cual sea el resultado ganará. Además estas elecciones consolidarán a Ciudadanos como el "partido bisagra", el objeto de deseo. Clave para ciudadanos será Madrid, ellos podrán decidir quién es alcaldesa y quien preside la Comunidad.