Este sábado, los ultracatólicos volverán a salir a la calle para manifestarse en contra del aborto. Lo harán más divididos que nunca. Ni siquiera el anuncio de que la candidata del PP a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, acudirá a la marcha ha conseguido templar los ánimos entre sectores irreconciliables de la Iglesia católica. De un lado se posicionan los organizadores de la manifestación, entre los que destaca la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia (CONCAPA) y el Foro de la Familia. De otra parte, Hazte Oír y sus organizaciones hermanas. Las relaciones entre ambos bandos no puede ser peor.

La prohibición del obispo
Como ejemplo, basta con observar la prohibición emitida por el obispo auxiliar de Getafe, José Rico Pavés, a través de la cual impide que Hazte Oír y Derecho a Vivir puedan utilizar su diócesis para promover cualquiera de las actividades o iniciativas que organicen en el futuro. Paralelamente a esta prohibición, el obispo Rico Pavés ha reconocido en el portal católico Aleteia que la secta secreta y paramilitar El Yunque -que junto con El Confidencial destapó ELPLURAL.COM- existe, está infiltrada en España y que algunos de sus miembros pertenecen a Hazte Oír-.

Nuevo varapalo
Las declaraciones del obispo auxiliar de Getafe suponen un nuevo varapalo a Hazte Oír, y más teniendo en cuenta que el pasado mes de mayo, la Justicia dio por “acreditada” la relación de miembros de Hazte Oír con esta sociedad paramilitar que, según se declaró en sede judicial, hicieron pasar un infierno -entre otras muchas personas- a Inmaculada García, hija de Ignacio García-Juliá, director del Foro de la Familia.

No están invitados
Y es que teniendo en cuenta que la hija del director del Foro de la Familia denunció en el juzgado que miembros de Hazte Oír la captaron, la introdujeron en El Yunque, le convirtieron en una “soldado apta para la lucha a base de pasar hambre, frío y sueño”, la “obligaron a utilizar y robar a sus padres” así como “captar” a otros jóvenes para la causa, no es de extrañar que el Foro de la Familia no haya invitado formalmente a participar a Hazte Oír en la manifestación contra el aborto que este sábado recorrerá las calles de Madrid.

El respaldo de los obispos
De este modo, se enfrían aún más las relaciones de Hazte Oír con la jerarquía de la Iglesia católica, que en su amplísima mayoría respalda al Foro de la Familia en su lucha contra Hazte Oír y El Yunque. De hecho, el pasado mes de septiembre, los obispos ya se negaron a apoyar expresamente la manifestación antiabortista que protagonizó el colectivo que lidera Ignacio Arsuaga. El motivo que en privado esgrimieron los obispos para adoptar esta decisión no era otro que su “disgusto” a raíz de los procesos judiciales que la asociación de Arsuaga afronta en base a su supuesta relación con la secta paramilitar El Yunque.

¿Manifestación insignificante?
Pero el distanciamiento de los obispos y El Foro de la Familia con Hazte Oír puede provocar que la marcha en contra del aborto de este sábado fracase estrepitosamente, reuniendo a un número insignificante de personas en comparación con a manifestaciones similares del pasado. Y es que fue Hazte Oír la asociación que convocó y promocionó las principales manifestaciones que se produjeron en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno. Desde el entorno de la Conferencia Episcopal reconocen que a la hora de movilizar a la ciudadanía, ningún colectivo tiene más fuerza que el presidido por Arsuaga. Sin embargo, la decisión de tomar distancia con Hazte Oír “no tiene vuelta atrás”, aun a riesgo de que cada vez sean menos los que salgan a la calle para protestar contra leyes aprobadas por el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que, en base a su respaldo social, el Partido Popular no se ha atrevido a modificar o suprimir.