El pasado día 9 el Tribunal Constitucional se quejó ante el Rey por la reforma impulsada por el Gobierno de la Ley Orgánica que rige el Alto Tribunal, según denuncia el periodista Ernesto Ekaizer en una entrevista La Vanguardia. Los jueces "están dolidos" porque se les intenta "utilizar" y por el anuncio mitinero de la reforma", ha dicho Ekaizer.

Una fuerza de choque del Gobierno contra sus enemigos
"El Tribunal Constitucional se quejó ante el Rey de la última pifia del PP al tratar de convertirlo, con su reforma para permitirle sancionar, en su fuerza de choque: contra el independentismo por ahora y tal vez contra otros enemigos en el futuro", ha explicado Ekaizer, que asegura que el malestar entre los jueces del Constitucional es general y también de "cercanos del PP, empezando por su presidente", Francisco Pérez de los Cobos.

"Todo el Constitucional participó  en una comida con los Reyes y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que intentó rebajar tensión, pero se quedaron frente a una merluza con almejas", cuenta Ekaizer.

La reforma
La reforma, a través de un nuevo artículo, permite que el Constitucional pueda "suspender en sus funciones a las autoridades o empleados públicos de la Administración responsables del incumplimiento" de las resoluciones del Tribunal y le da la posibilidad de "requerir la colaboración del Gobierno" para tal fin. Las lluvias le han llovido al Ejecutivo desde todos los frentes, y, especialmente desde el sector de la Justicia, por la urgencia de la reforma, al final de la legislatura, sin el beneplácito del Consejo de Estado y otros órganos consultivos y porque ven la reforma innecesaria, ya que el Tribunal dispone  de mecanismos para hacer cumplir sus resoluciones y creen que se politiza la Justicia, al convertir al Constitucional en un ejecutor al servicio del Gobierno.

Rajoy no ayudó a Bárcenas porque no pudo
Ekaizer, conocedor de los entresijos del caso Gürtel, asegura que Luis Bárcenas pidió a Rajoy "una y otra vez que frenara el proceso" judicial contra él, que "sustituyera fiscales", "que interviniera". "Rajoy le va contestando que no es tan fácil, porque... ¡no es tan fácil!".

El periodista de El País dice a favor de los jueces que "la Justicia española ha sido básicamente inasequible a la corrupción, que sí ha sido sistémica en el sistema político y en parte del económico" y por eso "el poder político se ha enfrentado al judicial".