Según ha podido saber ELPLURAL.COM, este domingo ha sido hallado un zulo con armas y explosivos entre las localidades madrileñas de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón. Lugar al que han acudido tanto el Cuerpo Nacional de Policía como agentes de la Guardia Civil.

En el zulo, precintado desde su hallazgo, se han encontrado enterrados un fúsil AK-42 con dos cargadores, 8 silenciadores, 1 granada de mano y munición variada. También se han encontrado dos rotativos (luces de emergencia) de la Policía; lo que ha disparado todas las alarmas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Hasta el momento, se desconoce qué grupo o grupos podrían estar detrás de este zulo, aunque existe la seria sospecha de que el material encontrado pueda pertenecer a radicales yihadistas. "Por el momento es sólo una posibilidad. Un temor", han precisado a este periódico fuentes del ministerio del Interior.  Y es que  las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se consideran un objetivo prioritario tras conocerse que grupos islamistas podrían tener entre sus macabros planes la intención de secuestrar y ejecutar públicamente a policías en España y en otros países europeos. A esto se suma que la zona donde ha sido hallado el zulo está considerada como “caliente”, en base a que estas localidades madrileñas con un elevado nivel de vida son objetivo prioritario de captación por parte de grupos yihadistas.

Sin embargo, con el paso de las horas, ha ido cobrando fuerza la hipótesis de que el armamento y material sea procedente de "delincuencia común". Pese a ello, se mantienen abiertas todas las líneas de investigación, no descartando la posibilidad de que el zulo pertenezca a a algún grupo criminal organizado incluido de carácter terrorista.