Un informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional constata que el constructor Enrique Ortiz pagó sobornos por cerca de 230.000 euros al exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, y como parte de estos 174.007 euros para “compensar el precio pagado” por su hija Elisa Díaz, diputada en las Cortes Valencianas, por un bungaló. Según las conversaciones telefónicas intervenidas, los implicados se referían a las entregas de dinero como “bocadillos”.

Un pagaré a nombre de la UTE Hospital Elche-Crevillent
Los investigadores se basan en numerosos datos bancarios y en conversaciones telefónicas grabadas e incluidas en el sumario del caso Brugal para apuntar a dos “operaciones de cohecho” que implican al constructor Enrique Ortiz y al exalcalde Díaz Alperi, y afectan a la diputada autonómica Elisa Díaz.

El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, precisa que "una recopilación de todos los indicios existentes llega a inferir la confirmación de la hipótesis planteada de que el dinero extraído el 25 de octubre de 2008 por parte del entorno de Enrique Ortiz fue entregado a Luis Díaz Alperi como compensación del dinero pagado por su hija Elisa Díaz por la adquisición de una finca". Los investigadores de la UDEF puntualizan que no han podido comprobar que la diputada autonómica “tuviera conocimiento” de esa irregularidad.

El dinero procedente de Ortiz, en forma de pagaré, salió de una cuenta bancaria a nombre de la Unión Temporal de Empresas Hospital Elche-Crevillent, por un "trabajo falso" realizado por una firma de ingeniería. De acuerdo con las pesquisas, un intermediario recibió el dinero en nombre de esta última empresa en otra cuenta abierta "ad hoc" y cancelada tres meses después.

Otro "bocadillo" de 60.000 euros
Por otra parte, el informe incluye otro pago al exalcalde Díaz Alperi de un soborno, en efectivo, de 60.000 euros que le habría entregado a nombre de Enrique Ortiz la esposa de éste, en julio de 2009. Según las conversaciones telefónicas intervenidas por la Policía, los implicados se referían a las entregas de dinero como “bocadillos”.

La Fiscalía Anticorrupción investiga la entrega de tres adosados por parte de la trama Brugal a los tres hijos del exalcalde, entre ellos el de la diputada Elisa Díaz.

La llegada de Elisa Díaz a las Cortes Valencianas
Elisa Díaz llegó a las Cortes Valencianas después de que el exalcalde de Torrevieja Pedro Hernández Mateo renunciara a su acta de diputado después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana le condenara a tres años de prisión y nueve años de inhabilitación por los delitos de falsedad documental y prevaricación en la adjudicación en 2004 del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos de su localidad.

Afectada por otro asunto judicial
Ya fue diputada autonómica en 2009, cuando entró sustituyendo a José Císcar, vicepresidente valenciano, pero se quedó sin escaño en 2011 porque iba en el puesto 25 y el PP consiguió 20 diputados. La oposición no ha recibido con buenos ojos la llegada de Elisa Díaz a las Cortes regionales y lo ve como una continuidad de lo que ha sido la línea del PP valenciano hasta ahora, que ha mantenido a imputados en corrupción en sus escaños.

La hija de Díaz Alperi se vio envuelta en otro asunto judicial por un incidente ocurrido en agosto de 2013 en una pelea con otra mujer, de nacionalidad británica con la que se enzarzó en una discusión, al parecer originada por los perros que ambas paseaban, y que terminó en lesiones.