La Fiscalía Provincial de Málaga ha abierto diligencias de investigación penal por las declaraciones que hizo el cardenal Fernando Sebastián, residente en la capital malagueña, al diario Sur, donde afirmó que "señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado".

El colectivo gay, satisfecho porque no se archive el caso
En un escrito firmado por el fiscal jefe provincial, Juan Carlos López Caballero, se acuerda la incoación de diligencias de investigación tras la demanda interpuesta el pasado 23 de enero por la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales Colegas. Esta organización ha mostrado este jueves en un comunicado su satisfacción por la apertura de diligencias, ya que "se trata de la primera vez que este tipo de declaraciones de miembros de la jerarquía católica no son archivadas y desestimadas rutinariamente".

El cardenal atenta contra la ley
El colectivo mantiene que las declaraciones de Sebastián atentan contra la legislación española que protege como derecho fundamental la dignidad y la no discriminación en los artículos 18 y 14 de la Constitución y constituyen una "clara incitación al odio y a la discriminación", comportamientos penados en el Código Penal. El presidente regional de Colegas, Antonio Ferre, ha indicado que este tipo de manifestaciones no deben hacerse impunemente. "La libertad de expresión no puede ser por más tiempo usada para atacar y menospreciar a una parte importante de la sociedad que lleva mucho tiempo luchando contra la discriminación, los ataques y las injurias", ha insistido.

El Obispado de Málaga justifica al cardenal
El Obispado de Málaga, lejos de criticar al cardenal, señaló en un comunicado que al referirse a la homosexualidad, el cardenal Sebastián "no habló de enfermedad", por lo que "quienes le han acusado de ello han manipulado sus palabras". También consideró "deplorable" que el Ayuntamiento de Málaga "se haya unido", a través de una moción aprobada por unanimidad de los grupos del PP, el PSOE e IU, "al coro de manipulaciones" de las declaraciones de Sebastián.