Ha sido una sorpresa de que a sus 84 años el Papa Francisco haya nombrado cardenal al arzobispo emérito de Pamplona,  Fernando Sebastián, que fue obispo de Málaga. Y más sorpresa causa aun provoca que en sus primeras declaraciones, más que situarse próximo a las posturas aperturistas del nuevo Pontífice, se aleje de ellas y se manifieste como un retrógrado. Pero si se ve su procedencia ideológica y grupal en la Iglesia se entenderá claramente.

Reside en Málaga
Sebastián  fue obispo de Málaga y allí eligió fijar su residencia definitiva tras su jubilación, a pesar de ser navarro y de que tan solo ejerció el cargo 20 meses como responsable de esta diócesis. En una entrevista en el diario SUR de Málaga,  ha afirmado que "la homosexualidad es una deficiente sexualidad que se puede normalizar con tratamiento".

Una "deficiencia"
Preguntado sobre la frase del Papa Francisco sobre los gais en el sentido de que él "no era nadie para criticarlos" el nuevo cardenal ha dicho que "una cosa es manifestar acogida y afecto a una persona homosexual y otra justificar moralmente el ejercicio de la homosexualidad. A una persona así le puedo decir que tiene una deficiencia que es lo que es, pero eso no justifica que deje de estimarla y ayudarla. Creo que esa es la postura del Papa, lo mismo respecto del matrimonio homosexual o los divorcios. Vamos a estar a su lado, pero la Iglesia no puede cambiar las exigencias de la moral... "

La sexualidad,  procreación;  la homosexualidad, como la hipertensión
"Con todos los respetos, digo que la homosexualidad es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación.Una homosexualidad que no puede alcanzar ese fin está fallando. Eso no es un ultraje para nadie. En nuestro cuerpo tenemos muchas deficiencias. Yo tengo hipertensión, ¿me voy a enfadar porque me lo digan? Es una deficiencia que tengo que corregir como pueda. El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado. No es ofensa, es estima. Cuando una persona tiene un defecto, el buen amigo es el que se lo dice.

Sobre la pederastia: "No somos máquinas y podemos fallar"
Sobre los casos de pederastia, Sebastián señala que "los problemas de conductas personales no pueden impedirse de una manera absoluta. Pero la forma de evitar este tipo de cuestiones es acentuar nuestro trabajo en la educación, educar moral, religiosa y humanamente, con estabilidad afectiva, con fuerza de voluntad... Todos los problemas de tipo personal arrancan de una deficiencia educacional... En la Iglesia tenemos que educar bien en los seminarios, discernir, seleccionar a los candidatos a sacerdotes lo mejor que podamos, siempre con el temor de que las personas no somos máquinas y pueden fallar".

El aborto no es una "bandera de modernidad"
El nuevo cardenal dice sentirse inquieto por el aborto. En concreto le inquieta "que la sociedad española haya asimilado la normalidad del aborto. Es un debate mal planteado. Se elude la verdad del aborto. No es la interrupción del embarazo, es la interrupción de la vida de un ser humano incipiente que está en el vientre de su madre. A partir de ahí podemos discutir si es lícito o despenalizado. ¿Una mujer sensata y normal es capaz de reclamar el derecho a acabar con la vida del hijo que lleva dentro? No tiene sentido políticamente ni antropológicamente hacer del aborto una bandera de modernidad. Es un tema de reflexión más humanista que religiosa."





Los socialistas censuran las declaraciones
Tras conocerse estas declaraciones, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez, las ha condenado afirmando que "no son los vientos de cambio que soplan, en apariencia, desde el Vaticano". Gámez ha recordado que el nuevo purpurado ha sido una elección personal del Papa Francisco, amigo personal del obispo emérito residente en el Seminario de Málaga.


Un tuit para el Papa del PSOE
"No son asuntos de la fe éstos sobre los que habla el cardenal", dice Gámez, quien ha cuestionado al Papa Francisco en su cuenta de Twitter. "El cardenal se convierte en intérprete del propio Papa, que parecía alejado de estas tesis retrógradas, insultantes, anticonstitucionales", ha agregado la socialista.

"El cardenal se ha saltado los límites"
"El Papa Francisco debería plantearse si un cardenal así ayuda a la regeneración que defiende, Como mujer me siento insultada por las declaraciones sobre el aborto. Iguala homosexualidad y enfermedad, pero iguala a la mujer que decide sobre su cuerpo con una mujer insensata y anormal". "El cardenal se ha saltado los límites", ha concluido.