La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) pide respeto al trabajo de los periodistas y la independencia informativa, ante la inminente campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas. En un comunicado, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, la organización rechaza los “bloques electorales minutados” impuestos por la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, y el desprecio a los partidos minoritarios y extraparlamentarios.

Un atropello a la libertad de prensa
“La FAPE lamenta una vez más y muestra su total rechazo a las cortapisas que impone la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) a este ejercicio profesional de los periodistas, al imponer los bloques electorales minutados. Estos bloques constituyen un más que evidente atropello a la libertad de prensa y al derecho a comunicar y recibir información libre y veraz durante el desarrollo de las campañas electorales. Esta normativa atenta contra el sentido común y los intereses generales de los votantes”, afirma la FAPE en su comunicado.

Se condiciona el trabajo de los medios
“Lamentamos la postura de los partidos políticos mayoritarios responsables de las reformas de la citada Ley Orgánica que impone la cobertura informativa proporcional en los medios públicos, despreciando así al resto de formaciones y especialmente a los partidos extraparlamentarios. Y se condiciona el trabajo de los medios de comunicación y de los profesionales para decidir qué es noticia y qué tratamiento informativo debe darse a cada noticia en el desarrollo de las campañas electorales”, añade la FAPE.

Respeto al criterio de los periodistas
La organización de periodistas pide “respeto” para el criterio de los periodistas a la hora de realizar su trabajo” y, en ese sentido, rechaza la práctica de “las declaraciones enlatadas”, y reclama que se permita “el acceso libre, y sin restricción alguna, a los actos de campaña permitiéndoles realizar una cobertura completa y libre”.

Contra las ruedas de prensa sin preguntas
La FAPE pide también que se rechacen las convocatorias de ruedas de prensa sin preguntas o la negativa de los líderes políticos a conceder entrevistas y debates y pide a las empresas y medios de comunicación que “no cubran los actos de los partidos políticos que no destierren estas prácticas”.

“Reiteramos, pues, la petición realizada a los partidos políticos españoles para que garanticen de hecho y de derecho el pluralismo y la neutralidad informativa en los medios de comunicación, tanto de titularidad pública como privada”, se añade en el comunicado de la FAPE, que llega en medio de la polémica por las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien, este miércoles, propuso sancionar a los medios que publiquen informaciones judiciales protegidas por el secreto de sumario; unas palabras que luego matizó.