La consejera de Empleo, Ana Isabel Mariño, acudirá el próximo 13 de marzo a la Asamblea de Madrid para explicar sus acciones en relación el con el saqueo de los fondos de formación que afecta a 35 asociaciones empresariales y que por el momento se ha cobrado la cabeza de Alfonso Tezanos, un hombre muy próximo al presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández. Tezanos dimitió este miércoles al frente de CECOMA (Confederación de Empresarios de Comercio Minorista y Autónomos) y como presidente de la comisión consultiva de formación de la Cámara de Comercio.

Un funcionario denunció el fraude en 2013
La consejera no lo tiene nada fácil, porque según los datos que van conociéndose, precisamente su Departamento ha entorpecido la investigación sobre esta estafa. Según avanzó El País, varios correos prueban que responsables de la Dirección regional de Empleo pasaron por alto las denuncias de funcionarios que alertaron de un posible fraude de 4,4 millones de euros. Fue el caso de
la directora general de Formación de la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid, Patricia Herrero, que dio instrucciones para que “no se notificara nada”, cuando uno de sus subordinados, Joaquín Velázquez, subdirector de Formación Continua y Emprendedores, le pedía que informaran de este asunto en noviembre de 2013.

El funcionario fue cesado
La Consejería de Empleo no denunció ni ante la Policía Nacional ni ante la Fiscalía el presunto fraude. Pero más grave aún, si cabe, es que optó por destituir al autor de ese correo y de otros que, según se ha sabido después, envió a su superior. Lo demostró el propio funcionario cuando acudió a testificar ante la Policía y mostró toda la documentación, sobre sus correos y sobre los cursos.

Tres días después de declarar ante la Policía
Joaquín Velázquez fue destituido el viernes 14 de febrero, tres días después de declarar ante la policía. El motivo que dio la consejería para explicar el cese oficial fue el de la “pérdida paulatina de confianza”.

Aneri, el cabecilla de la trama
En el centro de la trama corrupta está el empresario cordobés José Luis Aneri, que tramitaba subvenciones para cursos de formación a una treintena de asociaciones empresariales madrileñas que, según fuentes de la investigación, en algunos casos recibían comisiones de un 20% a cambio de su complicidad y su silencio.



Tezanos, implicado por los investigadores
El nombre del recién dimitido jefe de la Confederación de Empresarios de Comercio Minorista y Autónomos (CEOMA), Alfonso Tezanos, también ha sido implicado en la trama. Según los investigadores, las empresas de Aneri y Tezanos usaron en ocasiones el mismo método para desviar el dinero de los cursos: conseguían nombres y números de DNI y los asignaban a distintos expedientes de planes de formación con la finalidad de aumentar el número de supuestos alumnos y incrementar la cuantía de la subvención.

Lo niega y dice que es una maniobra contra Arturo Fernández
Tezanos ha negado esto y se defiende hablando de una maniobra para tratar de afectarle a él y por consiguiente a Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña, e íntimo amigo de Esperanza Aguirre.

Aguirre incumplió su promesa de retirar las subvenciones
La expresidenta, por cierto, incumplió su promesa, en 2012, cuando en el Debate del estado de la Región anunció que retiraría los fondos para formación dirigidos a la patronal y a los sindicatos para dedicarlos a los emprendedores. Una partida que en aquel año ascendió a 17 millones de euros.

González dice ahora que para los fondos
Su sucesor en el cargo, Ignacio González, ha anunciado esta semana que  "no va a seguir dando dinero" a entidades y organizaciones para cursos de formación para trabajadores hasta que se aclare si alguien se ha "aprovechado" de ese dinero y, si ha sido así, que lo devuelva. ¿Por qué no actuó antes el actual presidente de la Comunidad de Madrid, que lo es desde septiembre de 2012, y antes número dos de Aguirre?