Algún ministro tendría que haber firmado su nombramiento, desde luego, pero lo curioso es que, como ministro de Justicia, quien firmó el ascenso de Antonio Romeral a fiscal anticorrupción, como se puede ver, fue Ángel Acebes. Bien es verdad, que entonces ninguno de los dos podrían imaginar, ni de lejos, que iban a encontrarse el próximo martes en un juzgado, uno como fiscal, y otro como imputado, juez Ruz mediante.

Al fiscal Romeral le caen, como de casualidad, 'los papeles Bárcenas'
Pero lo destacable es que esta 'casualidad' no es la única, sino tan sólo la primera de la serie de hechos que van a llevarles, como decimos, a coincidir en la Audiencia Nacional.

Por seguir un relato histórico, Antonio Romeral, a quien sus compañeros y en medios judiciales se señala como un hombre de ideología muy cercana a la del PP, en enero de 2011, justo cuando empezó a conocerse que podía estallar un escándalo relacionado con los que ya se llamaban 'papeles Bárcenas' se hizo, casualmente, con la instrucción del asunto.



Bueno, casualmente quiere en este caso decir que el Fiscal General, el Fiscal Jefe Anticorrupción, y el Fiscal Jefe Anticorrupción de la Audiencia Nacional, sus superiores directos, decidieron que el asunto que empezaba a amenazar con convertirse en escándalo recayera en manos de Romeral. Y él comenzó a montar una instrucción... Curiosamente, por cierto, sin que su trabajo fuera dirigido en ese primer momento por el juez Pablo Ruz, que ya llevaba el asunto Gürtel, y como tal pedía también la instrucción del caso Bárcenas que, insistimos, empezaba a apuntar.

Se produjo entonces, como es bien sabido, la 'pelea' entre los jueces Ruz y Gómez Bermúdez sobre quién debía llevar este asunto. Quién resultó 'ganador' fue Pablo Ruz, y lo hizo entre otras cosas con el informe favorable de la Fiscalía General, y, por cierto, la satisfacción del Gobierno, que pensaba que resultaría un juez más 'favorable' a sus intereses. Así, el caso de 'los papeles Bárcenas' pasó a convertirse en 'la pieza separada' del caso Gürtel. Y Antonio Romeral a ser ya definitivamente el fiscal en esta 'pieza separada'.

Nada de imputar a Álvarez Cascos ni a Acebes
En los meses siguientes, algunas de las partes personadas en el caso (en concreto cuatro) pidieron la imputación por una serie de delitos (entre ellos cohecho, prevaricación, tráfico de influencias y delitos contra la Hacienda pública) contra los exsecretarios generales del PP, Francisco Álvarez Cascos y Ángel Acebes. El juez Pablo Ruz, siguiendo lo que marca la ley, pidió un informe sobre esta demanda al fiscal del caso..., Antonio Romeral.

En la acusación se daba por hecho que como secretario general, Ángel Acebes, habría tenido "pleno conocimiento y participación directa en el sistema de financiación ilícita del partido y su posible participación como autor material o cooperador necesario en diferentes delitos, entre otros, de cohecho, tráfico de influencia, contra la hacienda pública, delito contable y delito electoral...".



El fiscal respondió, como se ve en el texto que ilustra esta información, mostrándose contrario a la imputación por los mismos argumentos que había utilizado para oponerse a la imputación del "anterior querellado", que era Francisco Álvarez Cascos, y que había desechado porque, básicamente, en su opinión estaban faltos de base.

¿Qué hará ahora el fiscal Romeral? ¿O Ruz lo sorteará?
Y así, el juez Ruz, que quienes le conocen dicen que es cuidadoso hasta el extremo en moverse conforme a las recomendaciones de la fiscalía, no llegó nunca a imputar a Álvarez Cascos.., ni a Acebes. Hasta ahora, cuando ante el informe de la policía judicial, UDEF ha puesto sobre la mesa que, al menos en un caso, en el de la compra de acciones de Libertad Digital, sí hay pruebas suficientes como para imputar a Ángel Acebes.

Ante el cúmulo anterior de casualidades descrito, está por verse el papel del fiscal Antonio Romeral cuando este martes tenga que declarar Ángel Acebes, pero sin duda resultará relevante...

A no ser que, lo que no es descartable, el juez Ruz decida, quizás por los antecedentes, añadir un giro más al asunto y que el escándalo de Libertad Digital no caiga en la pieza separada que 'controla' el fiscal Romeral, sino que sea tratada dentro del sumario principal. el caso Gürtel, que llevan las fiscales Concha Sabadell y Myriam Segura. Este hecho, sin duda, sería otra de estas 'curiosas casualidades', que no acaban de salpicar esta historia que tanto preocupa en el Gobierno.