Restos humanos, munición, unos pendientes y una peineta es lo que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha encontrado en una fosa en el Baldío, en la provincia de Cádiz. Marco Antonio González, vicepresidente de la ARMH, se ha desplazado hasta el cuartel de la Guardia Civil de Alcalá del Valle, provincia de Cádiz, para denunciar la aparición de estos restos humanos que presentaban, explican en un comunicado, evidentes signos de violencia.

En la denuncia se especifica que los restos podrían pertenecer a Remedios Partido Morilla, que tenía 43 años cuando fue asesinada; su hijo, José Rodríguez Partida, de unos 20 años de edad; una mujer de unos veinte años que podría llamarse Rosa y ser natural de Olvera; y un varón de identidad desconocida. Todos ellos pudieron ser asesinados el 18 de septiembre de 1936.



Los vecinos acuden a la zona
“La ARMH ha continuado con las labores de exhumación de los cuerpos ante la atenta mirada de los numerosos vecinos de la zona que se están acercando por el lugar donde se encuentra la fosa”, explican.

El miércoles, el arqueólogo de la asociación, René Pacheco, ofreció una detallada explicación de los trabajos de exhumación a quienes se habían congregado en este paraje conocido como El Baldío, para interesarse por los trabajos de búsqueda de los desaparecidos.

Traslado a Ponferrada
Si bien los memorialistas esperan que se lleven a cabo las actuaciones previstas en la Convención contra la desaparición forzada de la ONU, que ha sido ratificada por el estado español, advierten: “Si la autoridad judicial no se hace responsable de identificar los restos, los miembros de la asociación los trasladarán al laboratorio que tienen en Ponferrada, para estudiarlos y tratar de identificarlos”.