Poco después de las 9 de la mañana, la concejal y portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, hacía entrada en el Juzgado de lo Penal número 6 de Madrid, situado en el número 11 de la calle Julián Camarillo de Madrid. Allí se celebra la vista oral que juzga el llamado asalto a la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense. Unos hechos ocurrido hace casi un lustro, y por el que el fiscal  pide un año de cárcel para la dirigente de Podemos.

Perdón y absolución
De nada han servido las disculpas pronunciadas por la propia Maestre y ni siquiera la absolución concedida por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, consciente de que “a veces, a una edad determinada, todos hacemos cosas que después descubrimos que no debieran hacerse así o que deberíamos respetar otras cosas”.

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, en el banquillo de los acusados. EFE



Maestre, “pieza de caza mayor”
La portavoz del Ayuntamiento de Madrid afronta un juicio que le ha situado en la primera línea de la actualidad política. Desde el entorno de Maestre consideran que estamos ante “ una persecución en toda regla. Rita es caza de pieza mayor para los que no perdonan que Podemos, con el apoyo del PSOE, haya expulsado al PP del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid”. La propia concejala va más allá y apunta directamente al Partido Popular: “Es una utilización interesada que viene del partido político que no ha asumido que ha perdido el Gobierno del Ayuntamiento”.



Expectación mediática…
Lo cierto es que esta mañana a las puertas de los juzgados había congregados más de 60 periodistas, convirtiendo en la noticia del día una protesta ocurrida en 2011, que reivindicaba la laicidad en las instituciones y la no existencia de iglesias y otros centros religiosos en las universidades públicas. Cuando ocurrieron los hechos, Maestre tenía 21 años.

La Fiscalía y los querellantes
Pese a ello, el Ministerio Fiscal solicitará para la dirigente de Podemos una pena de un año de prisión por la supuesta comisión de un delito contra los sentimientos religiosos, penado en el artículo 524 del Código Penal. La Fiscalía respaldará de este modo parte de los argumentos esgrimidos por los querellantes: el partido de extrema derecha Alternativa Española y el colectivo ultracatólico Tomás Moro. Ambos  colectivos presentan la protesta  como un “ataque al cristianismo” similar al “genocidio” que sufrió la Iglesia en la Guerra Civil.



Escasa indignación popular
Argumento que pese a la enorme expectación mediática y los constantes ataques del Partido Popular hacía Rita Maestre, parecen no haber calado en la opinión pública. Solo una ciudadana ha acudido esta mañana a la puerta de los juzgados para mostrar su malestar con la dirigente de Podemos. Lo ha hecho acompañada de una pancarta en la que se podía leer: “Vete a desnudar a la mezquita”. Esta señora, que no ha querido desvelar su nombre a ELPLURAL.COM sí que ha expresado su malestar “ante la pasividad de la sociedad”. A su entender, debían de haber sido muchos más los que esta mañana se tendrían que haber acercado a los juzgados para “enfrentarse” a la “sinvergüenza” de Podemos. Pasado unos minutos, ha decidido dar por finalizada su solitaria protesta; desprendiéndose de su pancarta.