"No es ilegal lo que está haciendo, pero se podría discutir si no se está quebrando el espíritu de la ley, porque pide información sobre asuntos del sumario que no le afectan a él ni de lejos". Una fuente de los juzgados de la Audiencia Nacional valora así un hecho que se está viviendo en el juzgado número 5, el que lleva el juez Pablo Ruz, al analizar el comportamiento de un imputado: Ángel Cañas, gerente del PP de Castilla La Mancha.

"Pon en el folio lo que te estoy diciendo"
Primero, los antecedentes. Ángel Cañas fue el hombre que firmó el recibí de los 200.000 euros que Bárcenas asegura que recibió de SACYR expresamente para usar a la campaña electoral de María Dolores de Cospedal en 2007. Cañas llegó a justificar su actuación en este asunto diciendo ante el juez que Bárcenas "me da un folio y me dice "pon en el folio lo que estoy dictando"", y después que "yo lo firmé (el recibí) a petición de... de él (Bárcenas)". Y explica que "los motivos (para recibir el dinero) eran fundamentalmente la necesidad de liquidez para afrontar los actos que teníamos que organizar antes de la campaña electoral". Estas frases, sacadas literalmente de la transcripción de sus contestaciones a Ruz, pueden dar idea de cómo es el carácter de Ángel Cañas.

Transcripción de un momento de las declaraciones de Ángel Cañas asegurando que sigue 'ciegamente' las órdenes Transcripción de un momento de las declaraciones de Ángel Cañas donde reconoce que sigue 'ciegamente' las órdenes



Al pasar a ser imputado, Ángel Cañas adquirió, como todos los imputados, el derecho a tener acceso a toda la información relevante para su defensa que se acumule en el sumario. Es lo que marca la ley. En el caso de Cañas, lo 'lógico' hubiera sido interesarse por todo lo que afecta a la parte del sumario referida al caso en Castilla-La Mancha. Es decir, aquellas actuaciones por las que se ve imputado.

Cañas sorprende a todos desafiando a Ruz
Pero el abogado de Cañas ha ido mucho más lejos. Fuentes de la Audiencia Nacional nos aseguran que se muestra como uno de los más activos, "de los que piden todo, incluidas cosas que no tienen nada que ver ni de lejos con su imputación.., por ejemplo, ha llegado a pedir los informes de la UDEF sobre la compra de la sede del PP en La Rioja.., o sobre las investigaciones sobre el pago de las obras de la sede central en Génova, 13".

¿Por qué hace esto, que por cierto no es gratis? Y es aquí donde estalla la duda en la Audiencia Nacional sobre el supuesto papel que estaría jugando Ángel Cañas en estos momentos. En esas fuentes sorprendió, "y no gustó nada", que un imputado teóricamente tan secundario en la estructura del PP como es el gerente castellano manchego presentara un escrito ante Ruz exigiéndole "cuentas".

"Incautados", o "entregados voluntariamente"
Lo sucedido es que Ruz, en su auto en el que establecía que el PP pagó sus obras en Génova, 13 con 1,7 millones de euros en negro, hablaba de que esta información se había obtenido gracias a los documentos "incautados" durante los registros. Palabra esta, "incautado" que en el PP sonó a carga de profundidad, ya que siempre defienden su absoluta colaboración con la ley.

Y como 'abogado de pleitos pobres', Cañas tomó el honor del PP bajo su manto y escribió al juez criticándole el uso de esa palabra, "incautar", y exigiendo su sustitución. Lo que pedía era que se reconociera que esos documentos están en el sumario por "su aportación al procedimiento por parte del Partido Popular". Según dicen a ELPLURAL.COM, esa fue la 'gota que colmó el vaso' de la paciencia en la Audiencia Nacional. Que explican así la dureza, casi sin precedentes, en la contestación que le dedicó Pablo Ruz.

Miembros de la Policía en la sede nacional del PP en Génova, 13. Foto EFE Miembros de la Policía en la sede nacional del PP en Génova, 13 durante el registro ordenado por Ruz. Foto EFE



5.067 folios frente a 520
En su auto de respuesta a Cañas (se puede leer íntegro pinchando aquí), Ruz hace un detallado repaso de cómo ha tenido que ir 'acorralando' al PP ante la dificultad para conseguir la documentación que iba pidiendo a la dirección 'popular', hasta el punto de que tuvo que llegar a realizar requerimientos diversos en los que no acababan de facilitársele los documentos que pedía. Ruz, en su escrito, casi con ironía, recuerda cómo en el registro de Génova se logró "documentación relacionada con los hechos investigados sumando un total de 5.067 folios, frente a los 520 folios que hasta entonces habían sido aportados por el Partido Popular".

Conclusión del auto de Ruz en el que responde a Cañas Conclusión del auto de Ruz en el que responde a Cañas



De todo ello, en la conclusión de su escrito, dice Ruz "no ha lugar a la aclaración del auto". Es decir, no modifica el hecho de que el PP no colaboró con la justicia, al menos no suficiente, y por ello tuvo que entrar la policía judicial e "incautar" documentación que el magistrado solicitaba y no se le acababa de entregar.

La 'dureza' del juez Ruz
Pero, volviendo al arranque de esta información, este desafío al juez Ruz por parte de Cañas, un personaje aparentemente con tan poca personalidad como para reconocer que puso su firma cuando Bárcenas "me da un folio y me dice "pon en el folio lo que estoy dictando", ha despertado perplejidad y desconfianza. "Como imputado tiene derecho a pedir todos los documentos que pide -nos dicen esas fuentes de la Audiencia Nacional-, pero la sensación que se tiene es que Cañas y su abogado estarían actuando como 'testaferros' del PP.., y de Cospedal, a la hora de hacer frente al juez". Es sólo una impresión que tienen en la Audiencia Nacional. Igual que tienen también la impresión de que la dureza en la contestación de Pablo Ruz no iba dirigida simplemente a Ángel Cañas, sino a quienes pudieran estar detrás de él.

Por cierto, Ángel Cañas, al menos hasta la publicación de esta información, no está entre aquellos imputados del PP a los que se considera en este partido que se les debe expulsar.., ni tan siquiera abrir expediente, por sus 'problemas legales'.