No sólo la dirección nacional del Partido Popular se ha enfrascado desde hace meses en la realización de encuestas de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales, el entorno de Ignacio González (más en concreto su mano derecha, Salvador Victoria) y desde el ayuntamiento de la capital, Ana Botella, también llevan meses haciendo sus propios sondeos. Más allá de los pocos matices que aportan unos estudios y otros, la conclusión de todos ellos es la misma: en mayo el PP será desalojado tanto del gobierno de la Comunidad como del Ayuntamiento de Madrid ya que ni si quiera con un hipotético acuerdo con UPyD alcanzarían la mayoría suficiente para formar gobierno.

Las prisas del PP 
Este inevitable vuelco electoral está empezando a dejarse sentir en muchas de las decisiones que el PP está tomando en las últimas semanas. Basta con ver, por poner sólo un ejemplo, las prisas con las que desde la Puerta del Sol se busca dejar adjudicado el faraónico proyecto de la Ciudad de la Justicia con un presupuesto de más de 1.200 millones de euros antes de las elecciones. Sin embargo, más allá de esas grandes decisiones, son otras, mucho más silenciosas, las que han desatado un malestar, cada vez menos disimulado, entre los populares madrileños: la recolocación de los afines, antes de mayo, fuera de la administración regional.



Regina Plañiol
Uno de los casos más comentados en los últimos días es el de la exconsejera de Presidencia y Justicia en el último gobierno de Esperanza Aguirre, Regina Plañiol a la que los populares ya le han buscado acomodo como nueva directora de Recursos Humanos y Gestión del Talento de la cadena pública ParadoresPlañiol, una de las personas más cercanas a Aguirredejó la Consejería de Presidencia y Justicia asegurando que en el Parlamento Regional continuaría trabajando “a pleno rendimiento” para los madrileños. Lo cierto es que ahora, además del sueldo de diputada percibirá salario de la empresa pública que recientemente se ha visto sometida a un expediente de regulación de empleo (ERE) para 350 personas y a un agresivo plan de ajuste y tiene garantizada su continuidad laboral a pesar de la pérdida del Gobierno madrileño.



Juan Van-Halen Rodríguez
Sin embargo, Plañiol no es la única VIP ‘recolocada’ en esta fuga organizada desde la cúpula del PP madrileño. Juan Van-Halen Rodríguez, hijo del histórico diputado y pata negra de los populares madrileños Juan Van-Halen, también ha sido otro de los afortunados en encontrar un plácido destino gracias a sus superiores y ya ha sido trasladado a la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, abandonando su crago de Viceconsejero de Empleo del Gobierno de la Comunidad de Madrid, después de estar implicado en la trama de corrupción de los cursos de formación que toca de lleno al gobierno de Ignacio González.



Jaime Ignacio Muños Llinás
También Jaime Ignacio Muños Llinás, ha hallado ya refugio en el gobierno nacional como gerente de la división jurídico-institucional de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, pese a su fracasada experiencia como Director General de Patrimonio Histórico regional. Hay que recordar que Muños fue el padre de la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid elaborado para facilitar la operación de Canalejas y hoy  declarada inconstitucional por desproteger el patrimonio de Madrid, gracias al recurso promovido por los socialistas madrileños.