El secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz. EFE El secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz. EFE



El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha admitido que recibió en su despacho a empresarios con la intermediación del pequeño Nicolás, aunque ha añadido que no ha “recibido ni un duro”. García-Legaz, hombre fuerte de Aznar en FAES es señalado, incluso por sus propios compañeros de partido, como su "padrino político", lo que no desmiente en una entrevista publicada este lunes por El Mundo.

"Trajo a FAES a niños de los mejores colegios"
El secretario de Estado de Comercio explica cómo conoció al joven en FAES y amenaza con “una querella criminal” contra quienes afirmen que tiene una “relación especial” con él; fue la misma advertencia que recibió ELPLURAL.COM cuando hace más de un mes esta periodista contactó con la Secretaría de Estado para corroborar datos que quedan ahora confirmados en este entrevista, y entonces fueron negados.

"Este chico llega a la fundación con su madre y a las semanas me propone montar unas conferencias para jóvenes. La verdad es que consiguió atraer a FAES a los niños de los mejores colegios de Madrid. Su poder de convocatoria era increíble y por eso contamos con él”, explica.

Admite que estuvo en una discoteca con el joven
García-Legaz admite también que estuvo con el pequeño Nicolás en una discoteca y lo justifica así: “Un día me dijo que a ver si podía pasar a saludar por la tarde a los chavales de Nuevas Generaciones en una discoteca light donde había montado una fiesta. Yo entré en el local y me quedé asombrado porque estaba lleno. Ha sido la única vez que he estado en una discoteca con Nicolás". Según ha dicho, no tenía ni idea de que se trataba del primer negocio de Nicolás con el que ganaba 1.000 euros al día.

Juntos en el Bernabéu
El dirigente popular ha reconocido, también que estuvo en el estadio Santiago Bernabéu con el joven. "Me dijo que quería ir al palco, que nunca había estado y que le hacía muchísima ilusión. Quería estar cerca de los nietos de Villar-Mir. Decidí invitarle de buena fe, pero ni siquiera se sentó a mi lado. Esa fue la única vez que vino conmigo".

Reuniones en el Ministerio con empresarios ... y Nicolás
Las declaraciones más delicadas de García-Legaz son las referidas a las reuniones que mantuvo en su despacho del Ministerio con empresarios por los que el pequeño Nicolás intercedió. El político ha reconocido que recibió a un empresario, en febrero de 2013, “con un negocio hostelero en Chamartín que quería montar mercados con productos españoles en el extranjero y después a un miembro de la comunidad judía que quería invertir en el sector inmobiliario español”.

“Francisco Nicolás me pidió que los recibiera y lo hice como hago con todo el mundo. Atiendo a todo el que me lo pida siempre y cuando sea ámbito de mi competencia", añade.

Un empresario contó que Nicolás 'se movía como Pedro por su casa'
Uno de los empresarios contó, según El Mundo, que el joven 'se movía como Pedro por su casa por su despacho', y que “se notaba que eran muy amigos. Se sentó en su mesa, se puso a jugar al ordenador y se sirvió una Coca-Cola. Sólo le faltó poner los pies encima de la mesa". A este empresario el pequeño Nicolás le prometió que el secretario de Estado le resolvería sus problemas de licencia.

Nicolás le pidió al empresario 250.000 euros
El político niega esto y asegura que sólo hablaron de “su deseo de invertir fuera”, no “de temas municipales”. “Le dije que me enviase el dossier de su proyecto y que se lo derivaría a Invest in Spain o al ICEX", pero el empresario nunca le envió la información, porque al salir de la reunión el pequeño Nicolás le exigió “el pago de 250.000 euros y la explotación de la terraza de su negocio. De no darle ese dinero, le dijo que le "cerraría el chiringuito". El empresario no le pagó y sucedió lo que el joven le había advertido: dos meses después, por supuestas discrepancias con la Junta Municipal del Distrito de Chamartín. Allí también tenía Nicolás excelentes relaciones, con el concejal, Luis Miguel Boto. El asunto llegó a los oídos de Ana Botella, que pidió explicaciones a García-Legaz.

"Nunca me lo dijo... No he recibido un duro"
García-Legaz ha asegurado que no conocía que el joven ganaba dinero con sus intermediaciones ante él. “Nunca me lo dijo. Yo nunca he recibido un duro en toda mi trayectoria. Que quede claro”, afirma el secretario de Estado.