El pasado viernes, Alberto Núñez Feijóo, el presidente de la Xunta gallega, volvió a situarse en la 'línea rebelde' del PP en el tema del aborto. Como si estuviera en un concurso con José Antonio Monago, su colega extremeño, por ver quién de los dos parece más 'progre', Fejóo declaró que "no me gustaría que hubiera personas que cruzasen una frontera para hacer actos que en mi país no se admiten".

Lo que dice, y lo que hace
No era la primera vez. Como les contamos en ELPLURAL.COM, el líder 'popular' gallego, declaró que un aborto es un “fracaso”, pero “una cosa es que sea un fracaso y otra es que se incluya en un Código Penal”. Un posicionamiento que en Galicia, especialmente entre las organizaciones de mujeres, escandaliza.



Y eso porque las políticas de su Gobierno no tienen nada que ver con sus declaraciones. En este sentido, las fuentes con las que ha hablado este periódico, señalan un hecho incontestable: Feijóo se queja del proyecto de ley del ministro de Justicia, pero en Galicia lleva una descarada política de apoyo a las asociaciones pro-vida.

Hijos del últracatólico Foro de la Familia
Y dan datos que son irrefutables. El Gobierno gallego ha recibido en los últimos 6 años cerca de un millón de euros del Fondo Social Europeo (en concreto 888.976 euros) para programas de ayudas a las mujeres. De esos recursos prácticamente la mitad lo han entregado a las llamadas asociaciones pro-vida.

En este sentido nos señalan como ejemplar el caso de los apoyos que da la Xunta a la 'Red Madre'. Como es sabido, este grupo nació como un proyecto del 'ultracatólico' Foro Español de la Familia que preside Benigno Blanco. Un grupo de presión que lo mismo organiza campañas antiabortistas, que presiona al Gobierno para que se ignore la sentencia del Tribunal Constitucional que ratificaba la legalidad del matrimonio homosexual.

La primera decisión de Feijóo, aprobar la llamada "ley de apoyo a la mujer embarazada"
Curiosamente, la primera ley por una Iniciativa Legislativa Popular que aprobó tan pronto llegó al poder el ejecutivo de Núñez Feijóo fue una llamada "ley de apoyo a la mujer embarazada", que en la práctica se convirtió en la puerta por la que poder dedicar decenas de miles de euros a las organizaciones provida. La más mimada de todas, como decimos, Red Madre.

En concreto en aquel primer año, 2011, el mismo Feijóo que se apena porque las gallegas vayan a tener que cruzar a Portugal a abortar, concedió 53.400 euros a la Red Madre gallega, cantidad que aumentó a 55.900 euros en 2012, y aún más, hasta los 61.159 euros, en 2013. Cantidades a las que habría que sumar las que la Xunta entrega, insistimos gracias a la puerta que abrió tan pronto llegó al poder con la "ley de apoyo a la mujer embarazada", a otros grupos. Algunos, como su nombre indica, bastante peculiares: Ayuda a la vida (AYUVI), Hijas del Divino Celo-Rogacionistas, Cáritas Diocesana (a través de los programas Agormar y Grávita)...

Más dinero para las antiabortistas, menos dinero para la lucha contra los malos tratos
En concreto, entre todas estas organizaciones, como decimos, suman la tajada del león del dinero que desde Europa llega para organizaciones de mujeres. Es más, si se ven las cifras que hemos ofrecido de ayudas a la Red Madre, se podrá comprobar que cada año han ido subiendo. Lo que contrasta con los recortes que están sufriendo otros colectivos de mujeres. Un ejemplo, la Red de Mujeres contra los Malos Tratos. A este grupo se le recortó la ayuda un 23%, hasta dejarlo en una casi testimonial cifra de 10.637 euros.

El propio presidente valenciano, Alberto Fabra, en su pelea con su compañero de partido Monago a cerca de este asunto del proyecto de ley del aborto, recordó que el presidente extremeño sacaba su 'perfil progre' porque "alguno -dijo Fabra- quiere quedar bien con otros que a lo mejor están apoyando su Gobierno (en referencia a IU) y no con aquellos que le están votando".

Sumarse a la cadena sucesoria
¿Y Núñez Feijóo porque mantiene esa doble cara sobre el asunto? La diputada gallega Laura Seara quizás daba a este periódico la explicación más determinante para entenderlo: "La hipocresía de Feijóo tiene una clara explicación, si por un lado mima a las asociaciones proabortistas, y por otro hace esas declaraciones es porque, evidentemente, buscar ganarse apoyos más allá de Galicia para seguir colocándose lo mejor posible en la cadena sucesoria para sustituir a Rajoy".