Alfonso Alonso, actual ministro de Sanidad y Javier Maroto, alcalde de Vitoria y candidato del PP para renovar el puesto, han sido condenados por el Tribunal de Cuentas a pagar 496.000 euros por el arriendo irregular de una serie de locales en el centro de la capital vasca, cuando Alonso era el alcalde y Maroto el concejal de Hacienda.



Los miembros del Tribunal han considerado que ellos dos, junto a otros siete concejales de la corporación, entre los que se encuentra el actual senador y entonces concejal de urbanismo, Jorge Ibarrondo, responsables de irregularidades contables. En concreto consideran que los arrendamientos, que se hicieron sin concurso público, se pactaron a un precio superior al que correspondía.

En concreto, se pactó en 2007 el arrendamiento de locales pertenecientes al empresario Gonzalo Antón durante 20 años de unos locales a cambio de 6,2 millones de euros, lo que supera en dos veces la cantidad que el propio Antón había pagado sólo un año antes por los locales. El hecho fue denunciado por la oposición socialista en su momento, que además señaló que existía un informe técnico en contra de la operación.