Va a ser una dura prueba para Miguel Arias Cañete. En el Europarlamento le esperan de uñas para su obligatorio examen del próximo miércoles. No es obligatorio aprobar, pero el esperable suspenso que le va a caer, según del tamaño que sea, podría costarle muy caro. En el mejor de los casos para él, podría incluir un cambio de cartera de última hora. En el peor..., la vuelta a casa con las orejas de 'tramposo', por pretender ser comisario de Energía y Medio Ambiente con su historial personal de intereses...

A Cañete le esperan los eurodiputados con los cuchillos afilados, dispuestos a trincharle
A ELPLURAL.COM le consta que se afilan cuchillos para esperarle entre los grupos parlamentarios de la oposición. Pero el aperitivo, la prueba de cómo esperan el Europa al 'ministro de los yogures caducados' lo servía ayer el diario conservador británico The Times en su versión de los domingos, el Sunday Times.



Le daba a Cañete con todo, desde el titular: "Y el comisionado de la UE para el clima es: el señor cabezagasolina". Cuchillada que acompañaba con una foto de un Arias Cañete embutido en un traje naranja que le daba más apariencia de rollizo teletubby que de piloto de carreras.

"Tuvo que pedir perdón por hacer comentarios machistas"
En el artículo, firmado por un reportero del semanario británico en Bruselas, ironizaba en su artículo desde su arranque, "El español, que espera ser confirmado esta semana como comisario de Energía y Medio Ambiente, es un 'cabezagasolina' que tuvo que pedir perdón a una política mujer por hacer comentarios machistas".

Y de ahí en adelante solo afecto. Recuerda que "colecciona coches clásicos y participa en rallies", y detalla cómo le dieron por todas partes por sus comentarios en los que dijo que "había dado un paso atrás en un debate con una mujer socialista porque temía "abusar de su superioridad intelectual" y parecer "como un machista que arrincona a una mujer en la esquina".

El "cercano aliado de Rajoy"
Sólo el principio... Después se recuerda que este 'aliado cercano de Mariano Rajoy", tiene negocios y acciones en dos compañías petrolíferas "que se cree que valen cientos de miles de libras", que tuvo que vender obligado para poder aspirar al comisariado europeo.