Los inspectores de Hacienda sostienen que el Partido Popular tenía más dinero negro que el que figura en la contabilidad paralela de Luis Bárcenas. Es una constatación que incluye el juez de la Audiencia nacional Pablo Ruz en su último auto, en el que amplía a 1,7 millones de euros los presuntos pagos en B por las obras en la sede principal del partido en la madrileña calle Génova.

750.000 euros más
El magistrado se basa en un informe de la Agencia Tributaria, que detecta un pago en negro de 750.000 euros solo por la reforma de la planta baja de la sede central del PP, y que amplía uno anterior que analizó los supuestos abonos en negro a partir de 2008, año desde el que según los inspectores de Hacienda, no estarían prescritos los hechos, según adelanta la SER.

Los 960.000 euros iniciales
En el anterior informe, Hacienda reflejó supuestos pagos en B por la ejecución de las obras de las plantas segunda a la quinta, que ascendían a 960.000 euros, por lo que los fondos en negro que el partido del Gobierno habría desembolsado se eleva por esa reforma se eleva a 1.7 millones.

Bárcenas sólo reflejó 812.000 euros
En cambio, Bárcenas solo reflejó en su contabilidad manuscrita pagos por 812.000 euros referidos a los trabajos en el edificio de la sede del partido.

Es decir, hay 900.000 euros en negro más del PP, según Hacienda, que no figuran en la contabilidad A ni en la B. Todos estos pagos se habrían producido desde 2006, siempre con Mariano Rajoy en la presidencia del Partido Popular.