La comandante del Ejército Zaida Cantera ha agradecido a la sociedad española su respaldo a la "dignidad" de las mujeres en las Fuerzas Armadas mientras que su marido, José Lóbez, oficial en comisión de servicios, ha llamado "sinvergüenza" al ministro de Defensa, Pedro Morenés.

Zaida Cantera, que cuando sufrió el acoso sexual era capitán,  sólo ha tenido palabras de elogio a todos los que le han apoyado en este proceso y han evitado que entrara en prisión, y lo ha hecho en declaraciones a los medios en la puerta del Congreso tras concluir la sesión de control a la que ha asistido como invitada para escuchar la pregunta que le ha planteado UPyD al ministro sobre el acoso sexual en las Fuerzas Armadas.

El Régimen militar restringe la libertad de expresión
Cantera, de baja médica tras denunciar haber sufrido acoso sexual y laboral en el Ejército, ha recordado que no puede hablar libremente porque el Régimen Disciplinario militar restringe, entre otros derechos, el de libertad de expresión. Por eso no ha dado su opinión sobre la respuesta que ha dado Morenés a la diputada de UPyD Irene Lozano, dando lugar a una situación muy bronca en la Cámara, ni tampoco si piensa reincorporarse.

Pero sí ha dicho que hay que mirar más allá de los cuarteles porque pueden parecer algo admirable "y muy bonitas como las pirámides de Egipto", pero hay que pensar "quién las construyó y en qué condiciones". Ha insistido también en que se siente "orgullosa" de todos los españoles, "son tremendos", ha recalcado.

Su marido tilda de "sinvergüenza" al ministro
Su marido, en cambio, sí ha arremetido contra el ministro de Defensa, Pedro Morenés,  a quien ha llamado "sinvergüenza" y ha lamentado que las mujeres del PP hayan aplaudido su réplica  en el Congreso. "Me parece increíble que diga que hay unos protocolos y que funcionan", ha exclamado tras señalar que no entiende a los políticos. "¿Para esto sirve el Congreso, para ocultar delitos?, se ha preguntado.

Ni su mujer ni él, que también es comandante, se van a reincorporar al Ejército, ha dejado claro, porque en esta situación a la que se ha llegado les miran "demasiados ojos" y se sienten todavía perseguidos.

Amenazas
Según ha dicho, todavía reciben amenazas de los compañeros del coronel Isidro José de Lezcano Múgica, condenado a dos años y diez meses de prisión por delito de "abuso de autoridad", con trato degradante. Además, está convencido de que si volviera al Ejército iría directo a la cárcel por todo los que ha dicho en apoyo de su esposa y él pretende, como ha dicho a los periodistas, seguir "sirviendo" a su país aunque sea a través de su puesto de funcionario en una administración.