Coinciden en el tiempo los aniversarios de la publicación de los papeles del caso Bárcenas y del estallido judicial de la trama Gürtel. Que parecen dos cosas, pero es lo mismo: el asunto de la financiación del Partido Popular y de (algunos) de sus dirigentes. Prueba de que hablamos de lo mismo, el dinero de Génova y sus habitantes, es que, aunque con diferentes 'nombres', el mismo juez, Pablo Ruz, lleva la instrucción de las dos causas.

La corrupción Correa se movía a sus anchas por Génova
Y sea por el aniversario o, lo más probable, porque ya se huele el final de la instrucción de ambos casos (el magistrado obtuvo en diciembre una nueva prórroga de seis meses por parte del Poder Judicial), lo cierto es que no paran de llover nuevas 'revelaciones', en forma de documentos, que antes apenas si se conocían por referencia o de manera sesgada, y que no vienen sino a confirmar lo profundamente que la corrupción se movió en determinados ambientes del PP y sus aledaños.

Quienes cada día se asoman a la instrucción hablan de que el trabajo policial, y el del juez, vienen a mostrar una línea clara con el caso Gürtel: que Francisco Correa, y sus negocios, 'penetraban' hasta lo más profundo en el tejido 'popular'. Y eso incluía sumar a sus listados de 'colaboradores' desde las secretarias de la sede 'popular' a la cúpula de Génova y a Moncloa, cuando Aznar era su ocupante ¿Y cómo lo hacían? 'Regando' la 'buena relación' con ellos con regalos de todo tipo.



El dinero, los viajes, los regalos...
En su 'cortejo', consentido por quienes recibían los regalos, evidentemente, Correa y su gente utilizaban tres formas de 'corromper': las comisiones, el dinero contante y sonante; los viajes, de los que ya les hemos informado en ELPLURAL.COM, y que organizaba a través de su empresa de viajes, Pasadena, que fue durante años la agencia elegida por la cúpula del PP.., y curiosamente, también de sus familiares; y, por fin, a través de regalos navideños, una especie de pedrea de la lotería, que inundaba tanto Génova como Moncloa.

ELPLURAL.COM ha tenido acceso a los listados de 'agraciados' de FCS, la empresa de Correa, con estos regalos 'compravoluntades', que empapaban cada año el 'mundo PP' (en su doble versión, partido y gobierno). Una lluvia 'muy democrática', que se encargaban de manejar gentes que sabían que tan importante era tener contentas a las secretarias como a los 'jefes', y que año tras año se repetían con pequeñas variaciones.

Los 'capos' y los 'influyentes'
En la documentación a la que ha tenido acceso este periódico aparecen listados de los 'afortunados' que comienzan en las navidades del año 1996. Y los regalos que se enviaban varían entre las simples corbatas, pasando por las agendas, las portacamisas, los portatrajes, los joyeros... En estos listados de regalos 'menores' aparecen, en algún caso repetidos año tras año, los nombres de algunos 'poderosos', como Pio Escudero o Ángel Acebes (portatrajes les correspondió en 1998, por ejemplo).



También quienes tenían acceso al poder más puro, el entonces presidente José María Aznar. Así en los listados aparece en varias ocasiones quien luego sería su yerno, Alejando Agag, al que se recuerda, anotación en mano, que hay que entregarle el regalo en el Palacio de la Moncloa. Pero no se descuidaba a quien fue mano derecha del Presidente, Miguel Ángel Rodríguez, que ya estaba fuera del Gobierno, pero que mantenía su 'influencia', y a quien se le enviaban los presentes a su empresa de entonces, Carat (corbata fue su presente en ese mismo 1998).

Un director general de la Guardia Civil entre los 'agraciados'
Pero los regalos, ya decimos, se repartían 'urbi et orbi'. Así entre quienes los recibían estaban también diputados, líderes de la estructura del partido, incluso dirigentes de Nuevas Generaciones. Entre los diputados llama la atención la presencia, por ejemplo, continuada del actual Director General de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa. Del jefe de la Benemérita, sobre cuyo'movido' pasado tanto hemos escrito en este periódico, añadimos ahora la regularidad con la que llegaban los regalos del señor Francisco Correa...

O la diputada activista en el antiabortismo Sandra Moneo, otra habitual en la percepción de bolsos y otros regalos. O Luis Fraga. O por supuesto, clásicos en la investigación del asunto como Luis Bárcenas, Jesús Sepúlveda, marido entonces aún ejerciente de la ministra Ana Mato, Pedro Crespo, o Gerardo Galeote. Un listado de nombres entre los que, por supuesto, menudean 'populares' de Madrid, como el después teniente de alcalde de Madrid y entonces líder de Nuevas Generaciones, Pedro Calvo, o Mercedes de la Merced, que tantas cosas fue en Madrid.


Viendo los listados lo que queda patente es la facilidad con la que se movía en Génova 13 el 'ejército' de Correa, y su 'enraizamiento' en la familia 'popular'. Tanto, que en algunos casos se recoge que los regalos son para mujeres a las que se identifica simplemente por el nombre, sin apellidos.

Una de las peticiones de compra de la trama



Que el envío de regalos era masivo se ve en los pedidos que realizaba FCS a los proveedores. Donde también queda constancia de esa apuntada 'democracia' en el reparto. A una empresa llamada "Abel, Artesanía de la Piel', por ejemplo, se le pidieron en 1996, desde '10 tapetes de juego con posavasos', por los que pagaron 70.000 pesetas, hasta media docena de bolsos de piel, pasando por 30 joyeros, 30 portafolios, 25 agendas... Sólo un ejemplo de las muchas compras con las que la 'factoría Correa' producía sus beneficios.