Dardos envenenados, los que han sobrevolado este domingo en el mitin del PP, en Madrid Río, en el que ha intervenido José María Aznar, en compañía de las candidatas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, y de la alcaldesa de la capital, Ana Botella. El expresidente ha dedicado buena parte de su discurso a reconocer la gestión de su esposa y ha reprochado a los suyos que la dejen ir sin ningún reconocimiento. Por su parte, Botella ha replicado a Aguirre, quien en su intervención prometió un Madrid "más libre" y "con menos impuestos". "Más libre, lo dudo" , ha afirmado la alcaldesa, antes de añadir: "Esperanza, en noviembre verás cómo se bajan los impuestos, porque ya hemos bajado los impuestos".

Situaciones ingratas
Aznar salió en defensa de la gestión de Botella al defender que con ella al frente del Ayuntamiento "se ha marcado el buen camino para España". El expresidente señaló que a su esposa le han tocado en "años horribles, situaciones injustas e ingratas" y a pesar de ello ha convertido a la capital "en el mejor ejemplo de compromiso del proyecto nuevo del PP".

"Lo que se merece recibir del PP"
Según Aznar, Botella dejará ahora "un legado como nadie ha recibido en años ni de lejos", y expresó su "orgullo especial" por la alcaldesa y "un agradecimiento, que es lo que se merece recibir del PP y de los ciudadanos".

"Querida alcaldesa, querida Ana, enhorabuena y gracias. En nombre del PP, después de 30 años de servicio público ejemplar en los buenos y en los malos momentos", insistió el expresidente del Gobierno, que, como hizo días atrás, volvió a pedir a los votantes del PP desencantados que vuelvan "al proyecto común que transformó España" y "a la España que yo legué, que fue la del país más próspero de nuestra historia". Un discurso grandielocuente que concluyó con un "¡Viva España!".

Botella responde a Aguirre
Ana Botella, por su parte, no se quedó atrás y defendió su gestión en la capital, al replicar a Aguirre, que intervino antes que ella y que prometió un Madrid "más libre" y bajada de impuestos.  "Más libre, lo dudo", le ha respondido la actual alcaldesa, que a continuación añadió:  "Esperanza, en noviembre verás cómo se bajan los impuestos porque hemos bajado los impuestos".

Botella aseguró que deja la deuda en casi la mitad de la que recibió, y defendió su gestión frente a la crisis económica  "sin demagogia, sin populismo, sin fórmulas mágicas, sin victimismo".