El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha dejado claro hoy que el pacto anticorrupción que ha elaborado su partido, y que incluye en uno de sus puntos la convocatoria de primarias para elegir a los candidatos, va a ser condición "sine qua non" para cualquier acuerdo postelectoral. En un acto electoral en Santander, ha argumentado esa condición en la necesidad de exigir a los partidos que "se sumen a la regeneración democrática".

Albert Rivera ha aclarado que esa reivindicación debería ser "de país y no de un partido", porque cree que evitar la corrupción y que los candidatos sean elegidos por primarias va a ser "un paso de gigante para que la gente vuelva a confiar en la política". Ha apostillado que para cualquier acuerdo postelectoral se va a exigir a los partidos que firmen el pacto anticorrupción de Ciudadanos, como ha recordado que se ha pedido en Andalucía y donde ha reiterado que su partido no puede llegar a un acuerdo si el PSOE no lo suscribe.

"Cambiar de actitud"

También ha opinado que quien se dedica a hablar o a criticar a su partido "va a tener que cambiar su actitud" tras las elecciones del 24 de mayo, porque se ha mostrado "convencido" que los ciudadanos van a votar "un cambio sensato" en toda España. Rivera ha dicho que no va a entrar "en el y tú más" con otras fuerzas políticas, porque cree que la ciudadanía "está cansada" de esa actitud de los políticos, y ha considerado una "buena señal" que otros partidos "estén pendientes" de Ciudadanos porque significa que tiene propuestas. "Nervios ninguno. Veo nervios en algunos otros. Estamos muy tranquilos porque al final esto va de que los ciudadanos confíen en nosotros", ha señalado Rivera a los periodistas en un encuentro, en la Plaza Porticada de Santander, donde ha estado rodeado de cientos de simpatizantes.

Gritos de "presidente"
Acompañado del candidato a la Presidencia de Cantabria, Rubén Gómez, y de los cabeza de lista a los cuatro municipios en los que se presenta (Santander, Torrelavega, Camargo y Piélagos), Rivera ha paseado, después, por Santander seguido de esas cientos de personas, que le han llamado en numerosas ocasiones presidente y que le han animado a no apoyar a ningún otro partido y a ganar las elecciones. Rivera ha señalado que quiere "jugar el partido" antes de hablar de posibles pactos tras los comicios autonómicos y municipales, ha asegurado que Ciudadanos sale "a ganar" y, por ello, ha dicho que su trabajo ahora es trasladar a la gente sus propuestas para que "cambien" las cosas, sobre todo, la corrupción.

"Que no chantajeen"
En el Partido Popular, las exigencias de Rivera no han sentado nada bien y las han calificado de chantaje. El portavoz de campaña del PP, Pablo Casado, les ha pedido "que no chantajeen el funcionamiento interno de otro partido". "No es cuestión de dar lecciones de democracia a un partido que lleva 20 años funcionando y gestionando, que no nos vengan a dar lecciones quienes no han gestionado un euro en su vida", ha dicho Casado a El País.

"Ya está bien de dar lecciones"
Rafael Hernando, portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, ha calificado la propuesta como una "ocurrencia" y también ha dicho que "ya está bien de dar lecciones". Según el diputado del PP, "los primeros que deben darse por aludidos" son los candidatos de Ciudadanos, porque muchos de ellos "no han pasado por ningún proceso de primarias".

Aguirre lo ve bien
Quien sí ha acogido con buenos ojos la medida, tanto por sus coqueteos con Ciudadanos como porque ha sido su reivindicación durante mucho tiempo, es Esperanza Aguirre. "He dicho muchas veces que soy partidaria de la participación de los militantes en la elección de los candidatos a las instituciones. Pero es cierto que las primarias tienen también muchos inconvenientes, el propio Felipe González tampoco es muy partidario. Pero aumentar la participación de los militantes en la selección de candidatos, estoy de acuerdo". Una solución para que Aguirre pueda tomar por fin esa Presidencia del PP que nunca queda claro si desea quitarle a Rajoy.