Ciudadanos estaría dispuesto a apoyar la investidura de Pedro Sánchez en un escenario en el que las demás fuerzas se abstuvieran, incluido el PP. Así lo ha manifestado su portavoz en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, en declaraciones a Onda Cero, este martes, al ser preguntado sobre la posibilidad del apoyo de Ciudadanos al PSOE. El parlamentario, sin embargo, ha añadido que su partido también podría apoyar a Mariano Rajoy.

"Una tesitura perfectamente imaginable"
Sobre el apoyo al PSOE, Girauta ha dicho que "sí es posible" y que "habría que preguntarle al PP si ellos se ven, una vez han intentado gobernar y no han podido, si ellos se ven absteniéndose ante una tesitura perfectamente imaginable sobre el papel". Sus declaraciones pudieran parecer un paso hacia adelante después de que este lunes Rivera se ofreciera a abstenerse en la segunda votación de investidura para facilitar un Gobierno en minoría bien del PP o del PSOE.

La línea roja
El diputado de Ciudadanos ha puesto como línea roja para apoyar la investidura de Pedro Sánchez que el PSOE no pacte con Podemos, una fuerza que ha calificado de “destructiva”. Según ha dicho, la disposición de Ciudadanos pasa porque el PSOE “no se hipoteque” con formaciones que defienden “la desconexión de España” y pretenden dar “un golpe contra la Constitución”.

Podría apoyar, también, al PP
Girauta ha añadido que Ciudadanos está en disposición, también, de apoyar una investidura del PP, si “aborda una agenda profunda de reformas”.

El portavoz de Ciudadanos ha confirmado que no ha habido aún ningún contacto con Ciudadanos por parte de Rajoy o Pedro Sánchez.

Una abstención en segunda vuelta
Este lunes, Rivera dijo que su partido podría abstenerse en la segunda votación de investidura para facilitar un Gobierno en minoría bien del PP o del PSOE, que tenga "una hoja reformista" y no arrastren hipotecas ni estén "condicionados" por referendos de independencia ni "reivindicaciones territoriales".

Según ha explicado Rivera en una rueda de prensa en el Congreso, votarán en contra en la primera vuelta y contemplan abstenerse si hubiera opción de una segunda votación.